A contratiempo.

Tiempo de mirar, de buscar la llamada, la alarma, la seńal de tu llegada.

Tiempo de agachar la cabeza, mirar de soslayo mientras busco, leo, escribo y pienso en lo que estás tardando en llegar.

Tiempo de no pensar en nada concreto y pensar en todo lo que ves sin asimilar nada.

Tiempo de rapidez, de notificaciones unas sobre otras, de no terminar de escribir una cosa y estar leyendo otra que acaba de llegar.

Tiempo de no ver más allá de lo que quieren que veamos, de teclear sin pensar, de borrar poco y enviar mucho sin casi discriminación.

Tiempo de vestir nuestras mejores galas pase lo que pase, de no sentir más allá de lo permitido, del barniz y el filtro brillante.

Tiempo de mostrar cada paso, de callar lo auténtico y adorar lo superficial.

Tiempo de no tener tiempo para nada y perder tiempo en todo menos en dedicar tu tiempo a tu vida real.

Tiempo de ir en contra, de hablar más y chatear menos. Tiempo de mirarse, tocarse, escucharse y volverse a ver.

Tiempo de esperar un tiempo y entrar justo después, ya empezado el juego, para coger la baraja de tus días, para pensar la mejor jugada con calma, ajeno a la urgencia, atendiendo a lo importante.

Tiempo de recuperar tu tiempo, de respirar y darle valor a cada paso. De vivir tu vida activando el resto de sentidos, agazapados e inutilizados tras la reina vista y el rey oído.

Tiempo de vivir, de reir, sentir.. de ir, siempre, a contratiempo.

© Jugadora1.


Safe Creative #1607220241559

Pinceladas.

Nos conocimos. Un día de un ańo cualquiera. Hablamos. Compartimos inquietudes, deseos, nuestra historia, nuestros miedos.

A veces nos costaba dejar de hablar. Otras, de abrazarnos. Siempre compartiendo un mismo carińo y una misma forma de pintar el mundo a nuestro paso.

Nos ayudamos. A ver la vida desde otro lugar, a vernos en el reflejo de otros espejos. Sonreimos mucho. Nos enfadamos algunas veces, nos reímos muchas más.

Brillaba el cielo por encima de nuestros pies, compartiendo sin saberlo un espacio y tiempo que quedaría anclado para siempre en el lienzo infinito de la vida por llegar.

Mantuvimos el alma encendida con el brillo de esa misma forma de ver más allá de lo que uno ve o cree que puede encontrar.

Esas pinceladas tan nuestras de colores intensos y trazo entusiasta que vestían nuestros sueńos siguen, hoy, flotando en el aire.

Comparten espacio con nuestra vida cotidiana, con el círculo de la rutina que nunca para, nunca se detiene, que siempre tiene prisa.

Sin embargo, a veces, algo la hace detener (un recuerdo ligado a una foto, una canción, una celebración..) y respiramos profundamente para volver a ese instante compartido con un hermano, unos padres, mi amigo, mi amiga, un compańero, aquella sonrisa..

Es en ese silencio y esa calma donde los colores, ocultos tras varias capas de apresuradas tareas, plazos, proyectos, pensamientos y preocupaciones, se restauran trazo a trazo, haciéndose nuevamente visibles a nuestros ojos.

Y entran en nuestro corazón con la misma intensidad con la que un día salieron. No importa si fueron colores mezclados en un enorme lienzo, o fueron fugaces cuadros impresionistas de juventud o aquellos primeros garabatos de nuestra infancia que guardamos con cariño.

No importa la edad ni la fecha en que los hicimos: si fueron auténticos, si los sentimos como nuestros, permanecerán siempre ahí, como un regalo intemporal en un lugar privilegiado de nuestra memoria.

Es por eso que, cuando volvemos a encontrarnos con aquellas personas con las que compartimos aquellas pinceladas, sentimos que no ha pasado el tiempo.

Tan solo es necesario aflojar el paso unos instantes, abrir la caja de pinturas y volver a coger aquellos pinceles olvidados al fondo de nuestras ocupaciones.

Conseguiremos, de esta forma, volver a pintar juntos en el aire por unas horas. Se sumarán nuevas experiencias vividas que ańadirán otros matices, otro brillos y formas de ver la vida.

Y volveremos a compartir el mundo que nos rodea, iluminando nuestros días con nuevas pinceladas flotando en el aire, renovándose a cada nueva cita, a cada mirada y abrazo, pintando un cielo de colores infinitos sobre nuestras rutinas.

© Jugadora1

Safe Creative #1607220241559

Busca la salida.

El otro día volví a enredarme. Empezó siendo apenas una delgada línea negra que dibujaba un camino a seguir lo que comenzó por llamarme la atención.

Al fondo, al final del camino, brillaba una luz roja con un número dentro: mis notificaciones, había recibido 4 “Me gusta”, 3 “Me asombra” y 2 “Me encanta”.

No pude evitarlo. Será solo un momento, me dije mientras entraba, como tantas otras veces, en aquel laberinto.

Una vez dentro yo sabía que sería muy difícil salir, que cuanto más quieres encontrar la salida, más te enredas en caminos infinitos.

Todo empieza con una vibración, un parpadeo, una llamada a mirar, comentar, compartir, y acaban pasando las horas sin poder despegar mis ojos de todo lo que voy encontrando.

Y lo cierto es que aquellos pasillos de ida y vuelta me devolvían un reflejo de mi vida a ratos divertido, a ratos glamuroso o vibrante y, siempre, entretenidos.

El problema solía llegar después, cuando debía buscar la salida y volver a mi vida fuera del juego. Si, ahí si me daba cuenta del tiempo perdido, de las personas cuyas voces no escuchaba, los abrazos y besos que mi piel echaba de menos o los maravillosos colores de este otoño, invisibles tras la pantalla.

Pero el otro día sentí algo distinto. Ya llevaba un buen rato cuando, de pronto y por primera vez, fui plenamente consciente de que no conseguía encontrarme en ninguno de aquellos brillantes caminos.

Y una línea imaginaria, como si de un lápiz se tratara, dibujó una salida en carboncillo hacia un camino muy largo.

Después de un rato caminando por aquel pasillo lleno de luces, colores, reclamos y sonidos, me di cuenta.

Cuanto menos las miraba, más se agrandaba el camino y más cerca estaba de encontrar una salida real a mi vida.

Y así llegué. Y se dibujó una línea que cruzaba ambos mundos. Puse un pie fuera, sin mirar atrás, y sentí cómo se desconectaba el laberinto en espera de ser nuevamente activado.

Pude ver los colores del paisaje de mi vida, tal cual son. Sin filtros ni enfoques. Tal como es mi vida. Y podía oler la lluvia, mirar a los ojos y escuchar las voces de la gente, sentir el viento en mi cara y un camino, infinito, justo delante de mi, lleno de posibilidades.

Ya tenía un pie y medio cuerpo fuera y, justamente, estaba levantando el otro pie,  cuando lo noté: un leve parpadeo, una vibración y un mensaje claro tras el cristal: tenía varios comentarios sin leer y una llamada perdida.

No pude evitarlo. Será solo un momento, me dije sin apenas convicción, mientras mis ojos miraban dentro y todo mi cuerpo volvía a poner todos sus sentidos en aquel tentador juego.

Y es así como el otro día volví a enredarme en este laberinto del que, nuevamente, más adelante, en un rato, cuando pueda, buscaré la salida.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559