Reglas.

Tengo una Regla en mi juego que todo lo desarregla, lo desequilibra y trastorna.

Esta Regla, mi Regla, es común a todas los que vivimos Vidas que yo llamo Regladas, en permanente atención a cada ciclo, etapa y curso cambiante.

A veces, más doloroso es el camino; otras, un poco menos y, esos comodines de analgésicos, apenas allanan los numerosos baches de cada jugada.

La única Regla en mi juego, durante esos días, es la Regla misma: solo existe ella y su imperante necesidad de parar el mundo, de dejar en pausa todo tu juego.

Lo intentará de todas las maneras posibles, atacando tu cuerpo y mente desde todos los puntos posibles. No parará hasta que tú, agotada, pares.

Porque, aplicando sus Reglas, todo en esos días parece ralentizarse e ir perdiendo velocidad hasta que no puedes seguir tirando ni sumando puntos por más que lo intentes.

Y te haces a un lado.

Cualquier movimiento habitual que, en otros días, de tan rápido y automático ni lo notas, se convierte de pronto en todo un alarde de coordinación e ingenio de todo tu cuerpo con una cortina constante de dolor de fondo.

Y, en este juego en pausa de Regla, no puedes pensar con claridad, ni decidir ni avanzar. Te mueves entre la inercia y tu versión a medio gas para intentar seguir con tu juego como si no hubiera Reglas, como si estuvieras libre de ellas o vivieras la Vida No Reglada de tantos otros.

En la Vida No Reglada, paralela a tu juego condicionado de cada mes, no entienden a qué viene tanto alboroto por una única Regla.

Por qué paras, por qué te quejas en cada jugada o pareces estar agotada tras cada punto.

Y ellos siguen, avanzando, mientras tú callas, sonríes y finges que no te afecta tanto como lo hace, que no te remueve todo el juego.

Pero no es así.

Tengo una Regla que todo lo trastorna, descompone y desarregla.

Cuando creo haberte perdido de vista, cuando empiezo a disfrutar de tu distancia y te recuerdo desde la lejanía, es justo cuando vuelves para recordarme que sigues ahí, latente, autoinvitada a mi juego para cambiarme las reglas y mostrarme tus cartas, de nuevo, otro mes.

Esperando estoy el momento del juego en que viva, al fin, sin ella.

Liberada de su permanente presencia amenazadora en el calendario de mis días y su poderosa forma de paralizar cualquier jugada y convertirla en Su jugada, en su momento de gloria y lucimiento a mi costa.

Porque, a cada juego que yo avanzo, escúchame bien, tú retrocedes una casilla, hasta llegar a ese momento del juego en que las únicas Reglas que tenga vengan marcadas, como siempre, por el destino, el camino y la suerte.

La suerte de no volver a tenerte. De arReglármelas muy bien sin ti, sin tus Reglas.

© Jugadora1.

Ahora.

Vamos a jugar al juego del Ahora.

Es fácil, pero solo podrás jugarlo si sabes diferenciar cuándo es Ahora.

Porque Ahora no es Mañana ni es Elañoqueviene. Tampoco es Algúndía ni Cuandosea.

Se nos olvida lo fácil que es jugarlo porque nos perdemos en contar casillas, en acumular fichas, recompensas, en querer ganar al compañero. Y se nos pasa el tiempo del juego jugando a otro juego que no es el que jugamos.

Y aparecen los Síes para desorientarnos y confundirnos: Siyohubierahecho.. Siyotuvieraeso.. Siyolohubierasabido..

No los escuches. Ahora es Ahora. No hay más.

Y creemos en el Aversinosvemos tanto como en Mañanalallamo. Buscamos un Yavendrá con tantas ganas como un Yaloharé.

Si no lo ves Ahora, en algún momento de tu vida este juego se impondrá, con fuerza, y será cuando menos lo esperes.

Esa casilla de salida a la que vuelves cuando sopla el viento y tus cartas vuelan, cambian y se transforman cuando tú ya creías conocer todas las reglas.

Y, es entonces, cuando empiezas de cero pero no necesitas buscar las reglas del juego porque, Ahora, eres capaz de vislumbrar todo el tablero de golpe y dejar de perder el tiempo buscando una salida.

Ahora ya sabes que todos perdemos. Que todos terminamos esa partida perdiendo la partida, pero ganando batallas al tiempo a golpe de sonrisas, besos y abrazos.

Ahora, puedes mirar de frente tus cicatrices, tus heridas de guerra y sentirte orgulloso de seguir adelante. Y seguir luchando con ganas e ilusiones, consciente de cada paso.

Sabes que saber jugar al Ahora no es suficiente. Que siempre habrá más, que esto no acaba mientras estemos jugando: que vendrán muchas más batallas, para las que necesitarás nuevas estrategias y aparecerán caminos y puentes que nunca habías pensado cruzar.

Pero no importa. Nada importa tanto como disfrutar este juego fugaz y esquivo que olvidamos mientras jugamos y solo recordamos cuando vemos su final.

Ahora ya lo sabes.

Ahora ya puedes seguir jugando este juego activando el Modo intenso, sentido, vivido y disfrutado.

Ahora puedes conseguir todo lo que quieras, lo que sueñes, lo que creas que es imposible.

Única regla: ser Feliz Ahora.

© Jugadora1.

ahora

1607222104128.standard-female-150.default

Lugares comunes.

Nuevo día, nueva oportunidad de reinventar tu vida. De probar nuevas formas, nuevos caminos.

Abre tu mente, busca el camino más largo, la respuesta más alejada del “bien”, “bueno” o el “ahí estamos”.

Apaga el piloto automático y agarra con fuerza los mandos de tu día a día.

Configura otras alternativas al “me gusta”, “mola”, “está guay”. Seguro que se te ocurren nuevas formas de expresar lo que sientes, lo que piensas.

Solo necesitas intentarlo, pararte unos segundos antes de darle al botón azul o al corazón rojo y escribir desde dentro. No más “estás guapísima”, “un besazo”, o “me encanta”.

Busca otras maneras, pinta de otros colores tu vida y prueba a combinarlos de distintas formas.

Aléjate de estereotipos, de supersticiones y celebraciones populares y crea las tuyas propias. No todo es llegar y “besar el santo”, si madrugas “Dios te ayuda”, tirando la moneda en la fuente llegará el amor y si tocas el pie de David Hume antes de un examen te hará aprobarlo.

Lo sé. Pensar requiere más  esfuerzo, más tiempo, más energías. Y no tienes muchas cuando vas de un lado a otro, trabajando, estudiando, comprando.. en esos trayectos y esas rutinas solo hay espacio para la inmediatez, la carga del vídeo instantánea, el Whatsapp a tres bandas llenos de emoticonos, para el Me gusta y el RT casi indiscriminado y el resumen de los 10 principales hashtag del día.

Subimos la foto del momento feliz y gastamos tiempo en ponerle el mejor filtro o pensar en un comentario ingenioso y no lo utilizamos en ser originales de verdad, ser auténticos en nuestro cariño y nuestra realidad. Mostrar poco, filtrar menos y valorar más con el corazón a las personas.

Reinventa tu día, añade nuevas reglas a tu juego, nuevas fichas y movimientos.

No elijas moverte por las casillas de moda, por ahí siempre irás más “despacito”, cuando puedes tirar los dados con fuerza y hacer funcionar tu cerebro al máximo en todos los ámbitos.

Escribe, buscar nuevas canciones que escuchar, nuevas formas de contestar, de comentar, de hablar. Da un salto desde el centro del tablero, donde van a parar todos los jugadores cuando no saben cómo moverse: ese “no, lo siguiente”, “vale”, “ok”, “hablamos”, “ya nos veremos”, “tenemos que quedar”… y marca tú las directrices y dimensiones de tu nueva casilla, aquella de la cual solo sale o entra lo que tú elijas que para ti, no lo que otros te impongan porque todo el mundo lo haga o diga así.

Pasea por las afueras de la ciudad en navidad, evita los centros comerciales en rebajas, no regales cosas materiales en el día de la madre, del padre, de los enamorados, hazlo otro día y de verdad, porque te apetece.

Olvida los “nos tomamos unas cañas”, “me debes un café”, “al mal tiempo buena cara” y “no hay mal que por bien no venga”. Cámbialo por otras frases, otras formas de quedar con tus amigos, de sentirte bien, de vivir.

No hagas un remake de la vida de los demás. Tú tienes la tuya propia. Con sus luces y sus sombras sin filtrar, con los caminos que eliges y otros que dejaste atrás, con lo que realmente te gusta y lo que no. No copies lo que hacen otros, no cuentes seguidores ni parpadeos en el móvil, cuenta cada instante de tu vida, cuenta cada momento que decides ser tú y llevar tu propio rumbo.

Construye, arma y desarma a tu antojo. Deja el móvil más cerrado y tu mente más abierta.

Es fácil. Solo tienes que abrir bien el tablero, pararte a pensar qué es lo que realmente te gusta y quieres hacer con tu vida y dibujar nuevas casillas de las que salir, a las que llegar.

Aparta ese cubilete en forma de móvil o televisión y tira tus dados de nuevo con fuerza desde tus pensamientos, tus deseos y tu corazón, evitando caer en aquellos lugares donde acaba la creatividad y comienza la rutina, donde van a parar todos por inercia, por puro cansancio o porque no saben cómo salir de ellos.

Crea tu propio camino, píntalo a tu gusto y lleva a tu mente a vivir a las afueras, bien lejos de los lugares comunes.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559