Erre que erre.

Nunca he sabido pRonunciaR bien la eRRe.

Desde muy pequeña, al apRendeRla, no la debí incoRpoRaR coRRectamente a mi vocabulaRio: no quedó bien pRendida en mi oído y mi boca no supo cómo haceRla vibRaR como una auténtica eRRe.

PoRque mi eRRe, en aquellas palabRAs que la llevan casi disimulada en la mitad del camino, entRe letRa y letRa, suena como una “P” estoRnudada o una “GRRR” fatigada, gastada, sin gRacia ni saleRo.

Es entonces cuando, aunque esté ahí medio escondida, Todo el mundo la peRcibe claRamente: si, la eRRe que no es eRRe.

Y, de pequeña, eso llevaba unida inevitablemente la mofa y la buRla constante: “a ver, ¡di Sara!.. ¡di perro!..”

Que no, que solo me pasa cuando va en medio de una palabRa: junto a “p”, una “g” o “b”.

Para que os enteRéis bien: no me cuestan los Retos, me encanta Reirme tanto como a vosotRos y disfRuto mucho el hecho de seR difeRente. Así, claRa y Rotunda.

Pero ellos paRecían más soRdos que mi eRRe y ahí seguían, con sus bRomas al Respecto y sin Respeto. Había momentos en los que, diRectamente y sin pReguntaR, me adjudicaban otRa nacionalidad: “oye, hablas RaRo.. tú eRes FRancesa, ¿veRdad?”. Pues miRa, sí, qué te paRece. Fin del tema.

PeRo cieRto es que, pasada la infancia, mi eRRe-no-eRRe dejó de estaR pResente a oídos de los demás y casi se volvió invisible incluso paRa mi. Si lo pensaban poR dentRo, nadie me decía nada y yo, poR mi paRte, hasta empecé a estaR oRgullosa de lo que podía paReceR a pRioRi un defecto:

Me di cuenta de que, si no pRonuncias con Rotundidad y en voz alta una palabRa, quizás nunca llega a foRmaR paRte de tus pensamientos más RecuRRentes.

De esa forma, eliminé tanto pRetensiones como pReocupaciones, futuros tRaumas o apRensiones.

Y es que, si no puedes pRonunciar bien los pRoblemas, dejarán de seRlo, peRdeRán toda su gRavedad. No habRá eRRoRes ni pResión por queReR haceRlo peRfecto, solo quedaRán soluciones por buscaR y haceR Realidad.

La única palabRa con eRRe en medio que pRonuncio más que bien es, cuRiosamente, la única que muchos olvidan pRonunciaR a diaRio: GRACIAS.

Si, mi eRRe-no-eRRe no me dio más que ventajas y me dejó mi educación y mis valoRes intactos. SeRá que eso nunca se pieRde. El Respeto, hables como hables, siempRe poR delante.

Yo, mientRas tanto, seguiRé siendo así de gRaciosa, para algunos; FRancesa, para otRos o, definitivamente, RaRa en mi foRma de hablaR.

PeRo da igual.

Se bien donde Reside Realmente la veRdadeRa fueRza y coRaje de una peRsona: en su coRazón.

En seR lo que eRes pRonuncies cómo pRonuncies y tengas la eRRe que tengas o quieRas teneR.

Y seguiR siendo tú mism@, siempRe, eRRe que eRRe.

© Jugadora1.

1607222104128.standard-female-150.default

La mirada Canela.

La mirada Canela la llevo conmigo desde hace muchos ańos.

Te despiertas un día y te das cuenta que no eres la misma persona, que ves la vida  con otro color: el de haber vivido una situación especial en tu vida que marcaría un antes y un después.

Un cambio, un tsunami, un terremoto que llegó a tu vida y lo dejó todo patas arriba, para luego ir recomponiendo poco a poco el puzzle de tu vida nuevamente.

Y la tormenta te cambió de golpe de casilla: quizás volvieras a empezar de nuevo, quizás tuviste que saltarte varias rondas hasta conseguir nuevas cartas y volver al juego, quizás estuvieras esperando ese ansiado cinco para volver a salir.

Porque no importa la edad, no importa lo que escuches, leas o sepas del mundo hasta ese momento. Tú no eliges tenerla, no la creas, no puedes fingirla ni imaginarla.

Simplemente llega. Un día. Para siempre.

Y, como a los postres, te da otra textura, otro sabor que no habías probado nunca.

Sin darte cuenta, sin que puedas impedirlo, tu piel huele distinta y  desprendes un olor a sabiduría y coraje que llega desde lo más profundo.

Y miras distinto. Escuchas distinto. Amas de forma diferente. Porque sabes que lo más importante, lo único importante, es aquello que tu nueva mirada te muestra con el color de las cosas que de verdad importan.

También me gustan las miradas azules limpias e inocentes de los que nunca subieron a ver la vida desde el faro de los vientos.

Me gusta rodearme de estas miradas porque, al mirarnos, ellos valoran el coraje detrás de nuestro corazón en calma y nosotros nadamos relajados en sus aguas trasparentes.

Pero, sobre todo, me encanta rodearme de otras miradas Canela. Nos reconocemos rápidamente, nos sentimos hermanos en nuestro mirar, nuestra vitalidad y pasión por la vida, en nuestra cálida sonrisa tras las cicatrices.

Porque no importa lo que yo te cuente. No importa lo que hayas creido. Cuando la tienes, lo sabes.

Y te descubres a ti mismo saboreando los paisajes, los colores, los momentos de cada día, cada sonrisa y cada abrazo.

Simplemente un día llega. Y ves la vida con otro color. Con tu mirada Canela. Para siempre.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559