El Juego del Verano.

  Venga, pruébalo. Es fácil. Deja tu cuerpo y tu mente en blanco, liberados de toda presión laboral, sentimental o familiar y descárgate en tu cerebro unas sencillas instrucciones para disfrutar del juego, de cada veraniega partida. Primera regla: deja de pensar en el tablero que has utilizado todo el año. Quizás pasaste el año …

Anuncios