Tú la llevas.

La prisa. La queja. La angustia, la nube gris que acecha.

No puedo escucharte más tiempo, no puedo pintar de gris mi día con el humo de tu pesadumbre. Lo sé, la vida duele y nunca descansa, pero tu queja es constante y mi energía se hace más pequeña conforme tu visión negativa crece.

Permíteme no seguirte el juego, no entrar en la Comba de las Molestias y Achaques perennes. Déjame ayudarte a coger las riendas y ser tú la que mueves la cuerda y diriges tu vida: en positivo, manteniendo el ánimo arriado y fuerte, a prueba de tempestades.

La envidia. La desconfianza. El descontento. La rabia.

No quiero envidiar lo que no tengo, desear ser más que los demás. No desconfío de casi todo y me contento con casi nada. No vivo mi vida pensando qué dirán o qué tendrán que yo no tengo.

Permíteme no entrar en el juego de Contar Mentiras, de hacer trampas y aparentar lo que no soy.

La pasividad. La indiferencia. La falta de empatía y educación.

No quiero perder mis valores, los que mis padres me enseńaron, y seguir dando los buenos días, las gracias y dando la importancia que tiene al tiempo de los demás, a los detalles. Quiero respetar todas las opciones posibles, la forma de vivir y de ser feliz sin seguir unas reglas del juego preestablecidas.

Permíteme moverme, ayudar, escuchar y dejar de jugar a las Estatuas con el resto del mundo , sin permanecer inmóvil e indiferente cuando alguien sufre o pasa un mal momento. Utilizar la empatía para escuchar más y hablar menos, para construir juntos nuevas relaciones.

No me persigas más. Estoy en cruci, en pausa. Parada para respirar hondo y saber disfrutar de cada momento.

No jugaré a este juego de indiferencia, envidia y quejas, aunque la llevéis todos menos yo, aunque si no entro nadie quiera jugar conmigo. No me importa.

Tú la llevas.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

Peón a Reina.

Sigue, no te detengas.

No escuches las voces que te insinúan que no serás capaz. Que eres un simple Peón. Que no puedes avanzar más que a pequeños pasos. Uno. Otro. Otro más.

No hagas caso de los caballeros que vienen hacia ti, en su caballo, avanzando con rapidez y eLegancia hacia todo lo que consideran un peligro. Ellos, que nacieron en grandes casas y fortunas tan interminables como sus regios apellidos, huelen todo lo que pueda ocasionarles una pérdida de poder o de estatus y son los primeros en acudir a eliminarlo.

Vosotros, los peones, les dais mucho más miedo del que nunca admitirán. A ellos y a otros caballeros también poderosos que, sin haber nacido en grandes casas, consiguieron escalar y subir a lo más alto con chantajes y prebendas, gracias a poderosos amigos y favores. Desde lo más alto de la más alta Torre, observan cual vigías en busca de algún iceberg escondido tras un aparentemente insignificante peón que pueda hacerles naufragar de su vida de lujos y comodidades.

Ellos también intentarán que el desánimo os gane la batalla y, desde esas altas esferas, manejarán todos los hilos posibles para que vosotros, los Peones, sigáis siendo siempre eso: pequeñas piezas en el juego de la vida.

Los Alfiles, guardianes del tablero, velarán porque todo permanezca igual. El Rey la Reina en su lugar, altamente protegidos, los grandes caballeros y los poderosos en sus Torres y, abajo, en primera fila de batalla diaria, de lucha por la supervivencia, el resto de Peones.

Se moverán con gracia y rapidez, tomando la diagonal ahí donde vean que pueden perder alguna pieza importante. Y seguirán diciéndote que no puedes, que no lo intentes siquiera: -¿Acaso no ves lo pequeño que eres?, ¿dónde está tu caballo?, ¿dónde tu torre? – te dirán – tranquilo pequeño Peón, se feliz en tu pequeño mundo y muévete despacio, así, sin alcanzarnos.

También te encontrarás en tu camino con otros Peones envidiosos de tu avance en el tablero. Muchos unirán fuerzas con los caballeros y los alfiles para que no seas tú quién consiga aquello que más ansían, poniéndose delante de ti para cerrarte el paso.

No pueden ni quieren ver a un Peón como ellos que lo ha conseguido.

De ninguna manera. Prefieren que todo siga igual. Y juntarse de vez en cuando para quejarse de sus pequeños pasos, de los grandes y poderosos que no les dejan avanzar, el tablero que no cambiará nunca y el juego que “es así y así será”.

Pero te contaré un secreto: si no haces caso a ninguno de ellos, ni a grandes ni a pequeños, y sigues tu camino, paso a paso, por pequeña que pueda parecer cada pisada dejará su huella e irá formando nuevos caminos.

Y finalmente, si defiendes a cada casilla tu forma de ser, todo lo que quieres ser y lograr en tu vida, llegarás al final del tablero y te habrás convertido en la dueña de tus decisiones y tu felicidad diaria y no habrá pieza alguna que pueda cambiarlo.

Como Reina de tu vida,  podrás elegir tus movimientos libremente. Y, es cierto, habrá cosas que no puedas lograr, que estén fuera de tu alcance o, simplemente, no sean para ti. Pero haber luchado por lo que quieres ser y hacer te dará una libertad y una fuerza imparable.

De Peón a Reina en el ajedrez de tu vida.

Y sigue, no te detengas.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559