Tragabolas.

Cuando yo era pequeña, jugábamos a un juego que consistía en cuatro hipopótamos cuyas enormes bocas se abrían para engullir más y más bolas al ritmo de una palanca que nosotros pulsábamos. Cuanto más rápido, más bolas tragaban, ganando aquel que comiera más. A muchos adultos, en la actualidad, se les da realmente bien jugar: …

Anuncios

Apalabrados.

Nos sentamos frente a frente. El sitio era pequeño. Las luces tenues, el ambiente agradable, la comida y bebida iba y venía. La partida estaba a punto de comenzar: Empezaste fuerte apostando todas tus fichas por mostrarte tal y como tú eres,  de forma muy NATURAL: siete letras y una actitud que te hizo multiplicar …

Más de 140.

Háblame. Cuéntame algo de tu vida.  Sinceramente, de dentro. No me Tuitees contándome solo lo más superficial, lo que crees que quiero saber.  Te escucho. Sé que no estás acostumbrado a tanta atención, que la mayor parte del tiempo no puedes, no te dejan o simplemente no hay tiempo para pasar de las 140 palabras. …