Nuestras vidas son los rIOS que van a parar al RAM.

Llevo unos días resistiéndome a instalar una nueva versión de mi misma que, inevitablemente, llega cada año por estas fechas.

Todas las señales a mi alrededor parecían recordarme que debía ir haciéndome a la idea y despidiéndome, de alguna manera, del formato al que ya me había habituado en este último año.

Lo cierto es que todos los años me pasa lo mismo: me resisto a actualizarme pero, transcurridos unos meses, empiezo a disfrutar de lo ganado con el cambio.

La de este año, me han dicho los que ya la disfrutan hace tiempo, me va a encantar.

Por lo visto, viene cargada de nuevas mejoras y prestaciones, como el sistema AAM (de Apertura Automática de Mente), que me permitirá desinstalar con mayor facilidad viejos miedos y prejuicios, para abrirme a nuevas experiencias, ideas y personas por conocer.

La mejora en el punto de vista de la Cámara también me han comentado que está muy bien, con la ampliación de la función SP. 4, denominada Sabiduría del Presente, y su extensión Aprender de los Errores. Ambas son de gran ayuda a la hora de no perder más el tiempo preocupándonos por lo que vendrá y disfrutar de una forma más consciente, me han dicho, del aquí y ahora.

Es cierto que no todo son ventajas. Ya sé que la batería necesitará estar más entrenada que unas versiones atrás para no agotarse y habrá que seleccionar con criterio las aplicaciones instaladas porque se agranda con mayor facilidad el espacio ocupado y cuesta un poco más liberarlo.

Eliminar algunas aplicaciones ya obsoletas creo que ayudará. Desinstalaré, por ejemplo, la aplicación de la Bolsa: a estas alturas de mi vida, no quiero estar a expensas de la volatilidad. Conozco bien cuáles son mis valores al alza, qué cosas irremediablemente van cayendo con el tiempo y en qué invertir  mejor mi tiempo y energías.

Ya no engaño tan fácilmente a mi Siri interior, me conoce cada vez mejor y anticipa con mayor número de aciertos aquellos caminos que transitar y cómo calcular mejor lo que más me conviene a cada paso. Ventajas de llevar ya unas cuantas versiones instaladas.

También me han contado que, en un futuro lejano, aplicaciones en las que casi no reparo salvo ocasionalmemte, como la de la Salud o los Recordatorios, empezarán a tener un mayor uso.

Aún me quedan unas cuantas mejoras por añadir antes de llegar a ello.

De momento, lo que sí he notado es que los marcos, recortes y filtros de mis fotos y recuerdos cada vez los considero más innecesarios, a cada nueva actualización me importa menos lo que piensen los demás y me gusto más tal como soy.

Así es. El GPS de mi nueva versión sabe decirme con mayor precisión cuál es mi lugar en el mundo y hacia donde ir sin los rodeos de anteriores versiones, para poder avanzar siempre hacia adelante.

Ya tengo pensado, nada más actualizarme, liberar bastante espacio en mi mente, eliminando pensamientos negativos automatizados y miedos que no me dejan avanzar.

Guardar menos y vivir más.

Esta nueva versión quizás haya perdido un poco el brillo o los colores con respecto a otras versiones pasadas, pero el fondo cada vez es más rico en detalles y formas de disfrutar, expectante a todo lo bueno por vivir que, de seguro, será mucho.

¡Vamos allá!

© Jugadora1.


Safe Creative #1607220241559

Monopolilla.

Al principio, compró una pequeña casa en la calle azul de su barrio. Era modesta, no muy grande, pero tenía todo lo necesario para vivir con tranquilidad.

Después de varias vueltas por la ciudad pudo ahorrar algo de dinero. El suficiente para que aquella casa entrañable que tanta ilusión le había hecho comprar unas jugadas antes, ya no le gustara.

No sabía exactamente por qué. Solo podía ver cómo Brillaba con más fuerza la de la calle amarilla con piscina, garaje y pista de pádel. Y allá que fue volando hacia ella hasta comprarla.

Ahora que al fin estoy agusto- pensó- me vendría bien tener un nuevo móvil. Uno más plano, más grande y con el doble de aplicaciones. Así que compró uno que brillaba tanto como su casa y una televisión con Internet aún más plana y grande.

Todo iba bien. A cada tirada de dados, avanzaba tan rápido que el dinero parecía ir llegando directo de la banca a sus manos.

Y, sin embargo, no se sentía del todo bien. Seguía moviéndose a ciegas, necesitado de una luz brillante que le guiara.

Al fin, la vio. Era realmente irresistible, paseando por la ciudad vislumbró un enorme anuncio de viajes por el mundo. Le pareció una gran idea, hacer una pausa y volar bien lejos por aquellos lugares exóticos de los que todo el mundo hablaba: Tailandia, las Maldivas, Croacia, etc.

Volvía lleno de grandes souvenirs y ropa aún más cara con los que llenaba cada rincón de su casa y de su vacío existencial.

Una mañana, al despertar, la casa pareció haberse encogido de forma alarmante. Le costaba respirar, nada de lo que había a su alrededor le hacía sentir bien.

Necesito volver al juego, se dijo, tirar nuevamente los dados, entrar en la rueda y volar hacia otra luz más brillante.

Y así es como se compró un chalet en la calle roja y, unos meses más tarde, una mansión en la privilegiada zona verde y, como ya tenía cuatro casas, se decidió por un hotel en la calle azul de la mejor zona de la ciudad.

Pasaba los fines de semana sentado en su gran sofá cambiando de la tele al móvil y de éste al ordenador para terminar dormido junto a su tablet.

Cuando se cansaba, iba a hacer deporte para poner su estómago igual de plano que su portátil y sus músculos tan grandes como su piscina.

Pero algo le seguía faltando. Ya está, pensó, necesito compartirlo todo, eso es lo que me falta: y se creó un perfil en varias redes sociales en las que subía fotos de sus viajes, de sus casas, de su maravillosa vida.

Con cada “Me gusta” su ombligo creía tanto como su nuevo y brillante coche. No podía dejar de compartir casi cada momento de su partida. Tirar los dados ya no tenía la misma emoción sin contar el resultado, sin mostrar la mejor de sus cartas.

Entonces, en la última jugada de la semana, el azar le llevó sin esperárselo a sacar varias tarjetas que hablaban de nuevos impuestos, incendios, desastres y gastos inesperados.. Y fue perdiendo poco a poco su hotel, su casa verde, la roja y la amarilla.

Se quedó con su casa azul. Con un televisor voluminoso y una cuenta bancaria plana.

Y empezó a moverse más y comprar menos, conociendo a otras personas con las que compartía menos fotos de cosas y más cosas que recordar juntos.

Un día, paseando por la ciudad, vio a lo lejos el brillo de una vida “mejor” que se filtraba por todos lados en forma de objetos para llenar vacíos, experiencias por compartir en redes, nuevas necesidades que atender que surgían a cada paso.

Todo invitaba a tirar los dados e ir nuevamente hacia aquella luz.

Pero notó algo distinto. Algo que le había crecido en los últimos meses: unas alas que le permitían volar por encima de las calles y las estaciones ferroviarias, de las centrales eléctricas y aquellos enormes hoteles rojos para poder, desde la altura, verlo todo en perspectiva.

Y con la perspectiva vino el final de aquella partida: había llegado definitivamente el momento de dejar de jugar para tomar el Monopolio de sus decisiones, el timón de su vida.

Ya nunca más sería una Monopolilla.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

Operamor

Encontrar un amor que te acompañe durante toda la partida requiere de un poco de suerte, algo de azar y cierta destreza al elegir a la persona adecuada.

Con cada jugada, uno aprende a mantener un pulso estable entre el corazón y la razón y, aunque pueda costar después de varios juegos sin ganar, tener siempre abierta la puerta a nuevas experiencias.

Coger otra vez con ganas el bisturí para diseccionar y poner sobre la mesa nuevamente todas las piezas del puzzle de nuestra vida.

Busca aquella persona que las sepa ver y manejar con cuidado, sin prisa, que te acompañe más allá de dos o tres buenas jugadas, que continúe a tu lado cuando las cartas no sean tan buenas, pierdan su color, o cuando los dados no nos hagan avanzar tan rápido como quisiéramos.

Que lentamente, con mimo, nos recomponga aquel Corazón Destrozado tras diversos desengaños que nos hizo llegar cual Caballo Renqueante al final del juego casi sin comodines.

No escuches a las Mariposas Juguetonas del principio, ellas nunca vuelan más allá de las primeras casillas. No cojas la carta de la Manzana de Adán (o de Eva) demasiado rápido, date tu tiempo para conocerle bien y mejor lleva contigo una Cesta para el Hambre, que las ganas de comer nunca son buenas consejeras para el amor duradero.

Saca brillo al Hueso Elástico de la flexibilidad, abre tu mente a nuevas opiniones, nuevos prototipos.

Sacude bien fuerte tus dados de ganar o perder puntos, tus listas de cualidades preconcebidas e ideales y conoce bien despacio todas sus imperfecciones.

Si consigue que te duelan los Chuletones de la Risa y saca de ti ese Hueso Eléctrico de la Alegría como ninguna otra persona, vas por buen camino.

Observa. Mira. Comunícate mucho y escucha más. Tómate tu tiempo para conocer cada pieza, para ver cómo van encajando manteniendo un equilibrio entre la emoción del momento y saber lo que quieres sin que se te encienda la luz roja de peligro.

Sabrás así que valió la pena dejar todas tus piezas sobre el tablero. Que la operación fue exitosa, que este juego de tiempos lentos y ojos bien abiertos se aprende mejor a cada jugada.

Y, finalmente, encontrarás tu Hueso de la Fortuna, ese que te acompañará toda la partida con algo de suerte, un poco de azar y mucha destreza operando, jugando al Operamor.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

Trivialidades.

Existe un juego que cada vez está más de moda: Trivialidades.

Gusta mucho porque para saber jugar solo hay que seguir unas sencillas reglas: no mostrar tu verdadero estado, llevar un espejo, un set de maquillaje y una cámara de fotos siempre contigo y saber compartir a cada paso lo vivido consiguiendo la aprobación generalizada de los demás.

Aunque puedan parecer fáciles sus reglas, es cierto que muchos jugadores invierten mucho tiempo y energías en ser los mejores: buscan la luz, la pose, el encuadre perfecto para sus selfies, el tuit más comentado y compartido, el TT más duradero, el canal de Youtube con más seguidores y el muro más atractivo para acumular “Me gusta” durante toda la partida y ganar así más puntos.

Yo, sin embargo, echo de menos un juego que me enseñaron mis padres desde bien pequeña: Humanidades.

Casi nadie se acuerda de cómo jugar. Muchos nunca han oído su nombre. No conocen los cinco quesitos que hay que conseguir para ser buen jugador: el verde de la empatía, el amarillo de la escucha, el azul de la amabilidad, el rosa del respeto y el marrón de la inteligencia emocional.

No recuerdan, porque nunca nadie les enseñó a jugar, cómo ganar puntos en este juego. Cómo evitar los prejuicios, las comparaciones o la envidia que nos hace retroceder casillas, dejar el asiento a las personas que lo necesitan, escuchar a los demás con verdadera atención, dar las gracias de corazón, poner a trabajar la paciencia en las esperas diarias, el respeto hacia aquellos que son diferentes a nosotros y la amabilidad con los desconocidos.

Humanidades era un juego al que, en mayor o menor medida, todo el mundo sabía jugar o al menos en qué consistía. Nuestros bisabuelos se lo enseñaron a nuestros abuelos que, a su vez, lo transmitían a sus hijos y éstos a los suyos, etc.

Pero jugar a Trivialidades es más sencillo, más inmediato y placentero: compararse a través de las redes, calmar nuestras inseguridades con seguidores virtuales, dejar la escucha para ver solo lo que nos interesa, respetar a aquellos cuyas vidas retuiteamos y cambiar la amabilidad por el filtro de lo socialmente correcto.

Existe un juego que de tan Trivial ha eliminado en su contenido todas las Verdades. Ya solo nos quedan las Trivialidades.

© Jugadora1.

trivial-pursuit

 

Safe Creative #1607220241559