Y tiro porque me toca.

Todo el mundo sabe o aprende pronto a jugar al juego de la Oca. Sí, ese en el que sabes distinguir a las elegantes Ocas de patosos o los que gustan de hacer el ganso. Y, cuando las ves venir, sabes que, si consigues acercarte mucho, tarde o temprano, eso te hará dar el salto …

Anuncios