Ya no me miras.

Ya no me miras.

Ya no quieres jugar conmigo. Ya no me buscas con tu mano, con la mirada y el corazón latiendo rápido si crees que no nos vamos a ver más.

Cuando me conociste se que sentiste un flechazo al verme. Podías tener al que quisieras, y me elegiste sin dudarlo desde la primera vez que nos vimos.

Según te iba conociendo a cada paso, podía casi adivinar todos tus pensamientos, tus deseos más inmediatos y hacía por ti cualquier cosa que tú me pidieras: te ayudaba con tu trabajo entre semana, te recordaba los recados que tenías pendientes, las llamadas que tenías que devolver, las fechas que no podías olvidar. Éramos un buen equipo estando juntos.

Yo te enseñé cómo moverte por la ciudad que apenas conocías, te iba llevando a los mejores sitios para comer y tomar algo, te compraba las entradas para los espectáculos que más te gustaban, ¿te acuerdas?.

Paseábamos siempre cogidos de la mano, no podías evitar separarte de mí ni un instante. Incluso cuando quedabas con tus amigos en aquel bar, extrañabas tanto mi presencia, que utilizabas cualquier excusa para volver a verme.

Si te notaba triste, te recomendaba alguna canción para animarte. Leíamos juntos las noticias, las últimas tendencias, te mostraba los vídeos más divertidos y escuchaba tu risa mientras se los mandabas a tus amigos.

Recuerdo cómo me buscabas a altas horas de la noche para seguir jugando juntos, para ver nuestras fotos o escuchar música hasta quedarnos dormidos uno al lado del otro. Cómo añoro sentir tus dedos acariciándome, tu respiración tan cerca cuando hablabas.

Dices que necesitas libertad, que no quieres depender de mí. Mirar a los ojos a la gente, escuchar la vida a tu alrededor, dejar de jugar para observar los paisajes a través del cristal en los trayectos a casa, respirar aire puro en la montaña sin sentir mi constante presencia, dijiste.

Te escuché contárselo a tus amigos hace unas semanas. Ellos, incrédulos, no entendían cómo podías dejarme así. No te creyeron, se rieron cuando tú insististe en que lo ibas a hacer.

Yo tampoco te entendí, después de todo lo que hice por ti. Me sentí utilizado. Y te mentí: vibré un par de veces sin motivo, te hice creer que tenías un correo del trabajo e incluso insinué que te llamaba tu madre con su canción, la que tú asignaste a su llamada. Solo para que me miraras una vez más.

Pero ya era tarde. Me apagaste aquella noche y me dejaste abandonado en tu mesilla, con todos tus recuerdos archivados en mi memoria, sin poder borrarlos. Sin querer borrarlos.

A veces no puedo evitar mirar tus fotos, leo tus correos y te mando notificaciones de mensajes de esos amigos incrédulos como yo, para cuando vuelvas a mi lado. Porque sé que lo harás. Que volverás a sentir que no puedes estar sin mí. Tu mano irá a  buscarme y tu corazón latirá de nuevo ansioso cuando creas que me hayas perdido.

Y yo, lo sabes, te estaré esperando. Aunque ya no me mires.

Aunque prefieras disfrutar de cada momento de tu vida.

© Jugadora1.

disfrutar-la-naturaleza-1

 

Safe Creative #1607220241559

Ya No somos InvisiblAS.

De pequeña, soñaba con poder llegar a ser cualquier carta, la que me propusiera: un 8 de Picas, un 9 de Rombos, el 10 de Tréboles…

Imaginaba que usaba mi fuerza para luchar con mi espada, mi inteligencia para realizar difíciles cálculos de trigonometría o que realizaría importantes descubrimientos en la medicina que cambiarían la suerte de tantas y tantas otras cartas.

Pero no sé por qué, siempre acababa disfrazada de princesa de corazones esperando mi Rey para formar pareja de Reyes de Corazones y ganar todas las partidas.

Empezaría, me decían, siendo un 2, o un 3.. pero, si era buena carta y seguía bien las reglas del juego, podría llegar a ser una auténtica Reina de corazones, con mi corona y mi ramo de flores.

– ¡¿Qué?!, ¿Una Reina de Corazones?, prefiero que me corten la cabeza! – pensaba – debe ser muy aburrido ser solo Reina de Corazones. Yo, realmente, prefería ser cualquier otra carta de cualquier otro palo.

Y es que, desde jóvenes, las cartas de Corazones teníamos que estar, casi siempre, disponibles para los demás: organizando y limpiando la baraja, equilibrando los montones de cartas en el tablero, procurando que el resto de cartas tuvieran de todo y, a la vez, siempre relucientes con nuestro impecable maquillaje rojizo y esas insinuantes formas redondas que, nos decían, no podían ser ni muy grandes ni muy delgadas, cada corazón en su justo trazado.

En cuanto salías de la caja y te alejabas un poco de la baraja, ya eras blanco absoluto de las miradas del resto de naipes: no podías hacer ni un juego tranquila sin que pintaran bastos y algún 6 de Picas o un 7 de Tréboles venidos a más quisieran formar Pareja, Tríos o Dobles Pareja contigo en cada partida.

Y, mucho cuidado a la hora de elegir Pareja en tu juego, tenías que asegurarte que la elección era la correcta, pues un cambio natural de Pareja a mitad del juego podía suponer algo peor que quedarte con el corazón roto en el peor de los casos que, por desgracia, ocurría más a menudo de lo que deseábamos.

Por esas razones y, porque no me sentía identificada con un solo palo o color, yo sentía que me faltaba algo. Que podía ser mucho más que una carta bonita de corazones esperando un futuro mejor.

Algunas de nosotras conseguíamos llegar a trabajar entre Tréboles, Picas y Rombos a fuerza de mucho estudio y esfuerzo pero, no podíamos evitarlo, la burla era constante, el desprecio casi rutinario. Nos llamaban de forma habitual “el Comodín” y nos dibujaban un bufón en nuestra carta, para que todos supieran que no éramos como ellos, que solo nos hacíamos pasar por lo que no éramos en aquel juego de llegar a ser iguales.

Era difícil pero, con el paso del tiempo, más cartas empezaron a sentir que esto no podía seguir así y comenzaron a levantarse, unirse y formar grandes escaleras de color, escaleras Reales que avanzaban y ganaban puntos y partidas para poder ocupar puestos relevantes en diversos palos.

Mirábamos al frente y formábamos un castillo de naipes que cada vez llegaba más alto. No nos doblábamos ni arrugábamos ante la menor amenaza de soplarnos y hacernos caer o la sospecha constante de haber hecho trampas hasta llegar allí arriba.

Demostrábamos, con nuestro ejemplo, que los Corazones podían ser tan fuertes y trabajar tan duro como cualquier Pica policía, militar o bombero; capaces de investigar en grandes ingenierías y aprender tan rápido como sus eminencias los Rombos o, por otra parte, ayudar a los demás a través de disciplinas tan complejas como la medicina o la neurociencia, como hacían los Tréboles.

Pero, pasado un tiempo y estando bastante “integradas” en la baraja, pronto comprendimos que no importaban los años de aprendizaje atrás, ni las cualidades que una demostrara tener: nunca conseguíamos siquiera pasar del 5 o el 6 a lo sumo en la escalera. Del 7 en adelante, les estaba reservado exclusivamente a ellos, los barones, los señores del juego y Reyes de la baraja.

Nosotras, aunque no lo mostraran abiertamente, siempre estábamos consideradas “del montón”: les servíamos en la mayoría de casos “para robar” si a alguien le faltaba una carta bonita en su juego con la que completar algún Póker o algún Full de señores trajeados.

Alguna vez, si una carta de corazones conseguía llegar a Reina de otro palo, fuera cual fuera, toda la baraja murmuraba que “habría tenido buena mano..”. No había lugar para el esfuerzo propio y merecido si habías nacido en el palo “equivocado”.

Aún en el mejor de los casos, que tu trabajo fuera valorado como se merecía por toda la baraja de forma unánime, nadie sospechaba que habías tenido que sumar más puntos y demostrar más valía que cualquier otra carta de otro palo.

Hartos de escuchar nuestras sentidas quejas, un día los Reyes de la baraja se juntaron y acordaron celebrar un día dedicado a nosotras: el “Día de los Corazones”, lo llamaron.

Durante ese día, las celebraciones se sucedían por todas las partidas y todas las mesas se llenaban de Corazones, y se construían Escaleras de Color que subían grandes verdades en pancartas de color rojo. Todos dejaban, durante ese día, que ellas hablaran y hablaran, asintiendo conformes al unísono a todo lo que se decía, sin objeción alguna.

Pero, qué desilusión, terminadas las celebraciones, el rojo se volvía negro y todo volvía a la normalidad: el juego no cambiaba sus tradicionales reglas y cada naipe volvía a su lugar y estatus correspondiente.

Parecía que aquello no iba a dar marcha atrás, que todo quedaría igual que lo vivieron nuestras bisabuelas, abuelas y madres antes que nosotras. Hasta que sucedió algo inesperado: un día, todas las cartas ninguneadas y reducidas a la mínima expresión, aquellas que contaban con 1 punto solo, hartas de su situación, se unieron y decidieron dejar de servir de enlace para el resto de números de la baraja: ni el 2, ni el 3, ni el 4, 5, 6… podrían llegar nunca a ser un 10 o vivir como un Rey sin el 1 presente para hacer Escalera Real o Póker.

No aceptarían ninguna mano, por buena que pudiera parecer, y no necesitarían de ningún farol para tener luz propia. Y, es así, como empezaron a darse cuenta de su importancia: sin 1, no habría juego porque lo eran todo para todos.

Porque detrás de cada carta relegada a ser de Corazones había un AS que sumaba muchos más puntos a cada partida de lo que podían admitir. Y, unidos todos los 1, podían llegar a formar un imbatible e inigualable Póker de Ases.

Y llegará ese día en que los unos y los otros, las unas y las otras, podamos ser lo que queramos ser si nos dejan ser y jugar en igualdad.

Porque ya No somos un AS escondido en la manga de nadie.

Ya No somos UNa más, ya No somos invisiblAS.

© Jugadora1.

PD: esta entrada está dedicada a mi bisabuela, mi abuela, mi madre, mis cuñadas y mis amigas, mis profesoras, mis compañeras, mis cómplices en esta lucha diaria y a todas las mujeres maravillosAS que han luchado a lo largo de la historia por ser parte de ella y a las que siguen-seguimos luchando por dejar de ser InvisiblAS.

Y a Laura, otra gran y luchadora mujer, que me dio la idea para escribir esta entrada.

images

1607222104128.standard-female-150.default

La mirada Canela.

La mirada Canela la llevo conmigo desde hace muchos ańos.

Te despiertas un día y te das cuenta que no eres la misma persona, que ves la vida  con otro color: el de haber vivido una situación especial en tu vida que marcaría un antes y un después.

Un cambio, un tsunami, un terremoto que llegó a tu vida y lo dejó todo patas arriba, para luego ir recomponiendo poco a poco el puzzle de tu vida nuevamente.

Y la tormenta te cambió de golpe de casilla: quizás volvieras a empezar de nuevo, quizás tuviste que saltarte varias rondas hasta conseguir nuevas cartas y volver al juego, quizás estuvieras esperando ese ansiado cinco para volver a salir.

Porque no importa la edad, no importa lo que escuches, leas o sepas del mundo hasta ese momento. Tú no eliges tenerla, no la creas, no puedes fingirla ni imaginarla.

Simplemente llega. Un día. Para siempre.

Y, como a los postres, te da otra textura, otro sabor que no habías probado nunca.

Sin darte cuenta, sin que puedas impedirlo, tu piel huele distinta y  desprendes un olor a sabiduría y coraje que llega desde lo más profundo.

Y miras distinto. Escuchas distinto. Amas de forma diferente. Porque sabes que lo más importante, lo único importante, es aquello que tu nueva mirada te muestra con el color de las cosas que de verdad importan.

También me gustan las miradas azules limpias e inocentes de los que nunca subieron a ver la vida desde el faro de los vientos.

Me gusta rodearme de estas miradas porque, al mirarnos, ellos valoran el coraje detrás de nuestro corazón en calma y nosotros nadamos relajados en sus aguas trasparentes.

Pero, sobre todo, me encanta rodearme de otras miradas Canela. Nos reconocemos rápidamente, nos sentimos hermanos en nuestro mirar, nuestra vitalidad y pasión por la vida, en nuestra cálida sonrisa tras las cicatrices.

Porque no importa lo que yo te cuente. No importa lo que hayas creido. Cuando la tienes, lo sabes.

Y te descubres a ti mismo saboreando los paisajes, los colores, los momentos de cada día, cada sonrisa y cada abrazo.

Simplemente un día llega. Y ves la vida con otro color. Con tu mirada Canela. Para siempre.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

Historia de un L-Ego.

Había una vez una pieza de Lego felizmente ensamblada. Era una pieza pequeña, apenas un cuadrado en mitad de la estructura, una figura a tamaño real de un personaje de película expuesta en unos grandes almacenes. Se sentía parte de un todo mucho más grande que él y eso le gustaba.

Sin embargo, un día y por primera vez, empezó a cuestionarse su lugar en aquel Ecosistema del que formaba parte. Se dio cuenta de que la gente se paraba a admirar desde lejos toda la estructura en su totalidad, sin reparar siquiera en su presencia, inevitablemente camuflada entre el resto de piezas.

Nadie me mira a mi – pensó – nadie se fija en el valor que tengo. Yo soy mucho más que una simple pieza entre todas, yo me merezco una vitrina para mi sola, yo lo valgo.

A medida que esos pensamientos acudían a su cabeza, se dio cuenta cómo se le iba despegando poco a poco la L de su nombre, e iba quedándose más a solas con su Ego. Éste, sintiéndose por fin liberado de aquel Lazo que le unía a los demás, empezó a engordar y hacerse cada vez más voluminoso.

Aquel inicial pequeño Lego, había crecido tanto que ya no encajaba en su estructura y de forma natural acabó despegándose y cayendo al suelo. Ahora sí que estaba completamente solo.

Al principio, se sentía extraño. Pero pronto notó cómo empezaba a gustarle esa sensación de soledad. Ahora tendría más tiempo para si mismo, pensó, para pulir y dar brillo a cada esquina y saliente de su estructura y, especialmente, para que le admiraran como él se merecía.

– ¡Mirad cómo brillo! – exclamó mientras se hacía una foto y la mostraba al resto de piezas que le observaban entre incrédulas y asombradas -¡No seáis tontas, bajad y descubrir el mundo!

Al ver cómo brillaba y cómo parecía tan feliz, otros Legos le siguieron, despegándose de su L y separándose de los grupos a los cuales estaban unidos. Ahora los pequeños Egos disfrutaban de una nueva vida de autosuficiencia y, cuanto más tiempo pasaban lejos del grupo, más felices creían estar, habiéndose creado este nuevo Egosistema.

Empezaron, eso sí, a agruparse de dos en dos, de tres en tres y, de vez en cuando, formaban algún grupo de 20 o 30 piezas entre Legofamilias y Legoamigos. Los llamaron “los míos” y, dejaron de interesarse por el resto de piezas. De hecho, perdieron el interés por casi todo aquello que no fuera su propio estado, intentando ser la pieza que más brillaba y mostrárselo a los demás.

Encontraban absurdo que los demás siguieran construyendo cosas juntos. ¡Con lo bien que se estaba así, qué tontos eran!. Sin embargo y, aunque por primera vez se sentían libres y diferentes a los demás, siempre andaban disconformes con lo que tenían: las piezas pequeñas anhelaban ser más grandes, las grandes adoraban a las pequeñas, las rectangulares querían ser cuadradas porque encajaban más en cualquier ambiente y las cuadradas admiraban la elegancia y delgadez de las alargadas de cuatro salientes.

Como ningún pequeño Ego quería unirse a otros y construir juntos, llegó el momento en que los cimientos de la vida tal y como la habían conocido comenzaron a tambalearse: dejaron de construirse puentes y carreteras, las casas contaban con serias grietas y los edificios parecía que iban a caer de un momento a otro.

Poco a poco dejaron de aprender a construir nuevas estructuras, perdieron la motivación y el entusiasmo que antes les generaba ayudar a las piezas más débiles a unirse a las demás y formar entre todas sólidas figuras donde todas las piezas eran importantes.

Ante esto los Egos más fuertes y más grandes se unieron entre sí y formaron enormes rascacielos brillantes desde los cuales el resto de piezas parecían ser aún más pequeñas y lejanas. Desde aquellos sólidos rascacielos observaban el mundo y dictaban al resto de pequeños Egos cómo debían actuar para llegar tan alto como ellos. Cualquier cosa que hicieran o dijeran, rápidamente se ponía de moda y todos los Egos les imitaban felices de autoadmirarse y recibir la admiración de los “suyos”.

Pero, al volver a casa después de un día de brillo y apariencia, las grietas seguían estando ahí. No había brillo que ocultara la falta de motivación que sentían más allá de su apariencia. Incluso estando con las piezas más cercanas a ellos, se notaban a menudo distantes, mirándose en las pantallas de sus móviles y en los espejos de la aprobación de los demás.

¿Qué estaba sucediendo?, ¿por qué no se sentían felices ahora que aparentemente tenían más Libertad?.

Un Lego que permanecía felizmente unido a los pocos Legos que aún conservaban la motivación por estar juntos, viendo todo aquello, bajó al suelo y reunió todas aquellas letras L que habían sido despegadas y abandonadas.

Las recogió una a una y las guardó en un cofre. Después, se subió encima de una de las pocas estructuras que aún quedaban en pie y les dijo a sus compañeros:

– Compañeros, he guardado todas vuestras L para devolvéroslas y, con ellas, devolveros la esperanza y la alegría que sé que añoráis -. Todos le miraron y negaron necesitarlas.

– ¡Ya no las necesitamos! – exclamaron algunos – ¡Ahora somos mucho más Libres!.

– Está bien – les dijo – he pulido y he dado brillo a las L que os faltan, sin duda vais a brillar mucho más con esta nueva L- versión esta temporada. Pensároslo bien (notó señales de aprobación, curiosidad y ansiedad por conseguirla). Pero como habéis EnGOrdado tanto estos meses, ya no os van a servir. Solo la podrá conseguir aquellas piezas que consigan adelgazar lo suficiente y, para ello, ya sabéis lo que tenéis que hacer…

Una exclamación de sorpresa y desilusión se escuchó por todas partes. Claro que sabían lo que tenían que hacer: construir juntos. Trabajar. Ayudar a las piezas pequeñas. En definitiva, moverse, actuar y unirse a los demás. Todo lo que habían dejado de hacer para dedicar más tiempo a contemplarse.

– ¡No tenemos tiempo! – exclamó una pieza enorme que vivía en lo más alto.

– Bueno – insistió el Lego – aquel que quiere algo, ha de moverse para conseguirlo y buscar tiempo para ello. Hay mucho por hacer y por construir juntos, y solo podemos hacerlo permaneciendo unidos.

La codicia por conseguir aquella nueva versión de L-Ego les sedujo tanto que, cegados por un nuevo brillo, comenzaron a trabajar de nuevo juntos: subían piezas, bajaban, ayudaban a las más pequeñas, estudiaban la forma de encajar unas con otras y ser un todo completo.

A medida que iban volviendo a construir, más ideas iban teniendo acerca de aumentar la seguridad de las estructuras, la originalidad de las figuras, nuevas formas de hacer, nuevos caminos y, siempre, juntos. Con cada ayuda, cada paso y cada acción, iban perdiendo algún kilo acumulado y el Ego se iba haciendo cada vez más pequeño. Volviendo a su forma originaria, ya podían recuperar aquella L perdida.

Y así hicieron. Tal y como el Lego les prometió, fueron recuperando su L y sintiéndose, nuevamente, felices de construir y hacer cosas por los demás. De ser parte de un todo.

Y ese fue su Legado: no olvidar nunca que incluso las torres más altas y las estructuras más fuertes y asombrosas están formadas por pequeńas piezas unidas con un mismo fin.

Recordar siempre que Juntos somos más grandes y llegamos más Lejos si dejamos a un lado nuestro Ego y recuperamos la auténtica Libertad que no viene de él sino de elegir permanecer Ligados al mundo que nos rodea.
© Jugadora1


(Escultura de Legos hecha por Nathan Sawaya “The art of the brick”)

 

Safe Creative #1607220241559

Pinceladas.

Nos conocimos. Un día de un ańo cualquiera. Hablamos. Compartimos inquietudes, deseos, nuestra historia, nuestros miedos.

A veces nos costaba dejar de hablar. Otras, de abrazarnos. Siempre compartiendo un mismo carińo y una misma forma de pintar el mundo a nuestro paso.

Nos ayudamos. A ver la vida desde otro lugar, a vernos en el reflejo de otros espejos. Sonreimos mucho. Nos enfadamos algunas veces, nos reímos muchas más.

Brillaba el cielo por encima de nuestros pies, compartiendo sin saberlo un espacio y tiempo que quedaría anclado para siempre en el lienzo infinito de la vida por llegar.

Mantuvimos el alma encendida con el brillo de esa misma forma de ver más allá de lo que uno ve o cree que puede encontrar.

Esas pinceladas tan nuestras de colores intensos y trazo entusiasta que vestían nuestros sueńos siguen, hoy, flotando en el aire.

Comparten espacio con nuestra vida cotidiana, con el círculo de la rutina que nunca para, nunca se detiene, que siempre tiene prisa.

Sin embargo, a veces, algo la hace detener (un recuerdo ligado a una foto, una canción, una celebración..) y respiramos profundamente para volver a ese instante compartido con un hermano, unos padres, mi amigo, mi amiga, un compańero, aquella sonrisa..

Es en ese silencio y esa calma donde los colores, ocultos tras varias capas de apresuradas tareas, plazos, proyectos, pensamientos y preocupaciones, se restauran trazo a trazo, haciéndose nuevamente visibles a nuestros ojos.

Y entran en nuestro corazón con la misma intensidad con la que un día salieron. No importa si fueron colores mezclados en un enorme lienzo, o fueron fugaces cuadros impresionistas de juventud o aquellos primeros garabatos de nuestra infancia que guardamos con cariño.

No importa la edad ni la fecha en que los hicimos: si fueron auténticos, si los sentimos como nuestros, permanecerán siempre ahí, como un regalo intemporal en un lugar privilegiado de nuestra memoria.

Es por eso que, cuando volvemos a encontrarnos con aquellas personas con las que compartimos aquellas pinceladas, sentimos que no ha pasado el tiempo.

Tan solo es necesario aflojar el paso unos instantes, abrir la caja de pinturas y volver a coger aquellos pinceles olvidados al fondo de nuestras ocupaciones.

Conseguiremos, de esta forma, volver a pintar juntos en el aire por unas horas. Se sumarán nuevas experiencias vividas que ańadirán otros matices, otro brillos y formas de ver la vida.

Y volveremos a compartir el mundo que nos rodea, iluminando nuestros días con nuevas pinceladas flotando en el aire, renovándose a cada nueva cita, a cada mirada y abrazo, pintando un cielo de colores infinitos sobre nuestras rutinas.

© Jugadora1

Safe Creative #1607220241559

Resprisado.

He cogido un ResPrisado. Sí, el virus de la Prisa me ha vuelto a pillar desprevenida y confiada tras las vacaciones y me ha atacado nada más llegar Septiembre.

Y eso que este verano, nuevamente, me había creído inmune. Estar allí, acumulando horas de sol, playa y descanso consentido me habían hecho creer, erróneamente, que esta vez sería diferente, que no notaría apenas los síntomas.

Pero sí que los he sentido, vaya que sí.

Todo empezó con un leve hormigueo al volver a la calle del mercado para llenar el frigorífico de vuelta. En ese momento, aún, no notaba la prisa por ser atendida rápidamente, el virus de la inmediatez no había hecho acto de presencia y hasta me sentía fluir como entre las aún presentes olas entre empujones y gente intentando colarse.

Más tarde, cuando empecé a trabajar, los primeros días podía recordar fácilmente la Brisa del paseo marítimo con solo bajar la ventanilla del coche y poner música suave. Dos atascos más tarde, no escuchaba apenas nada, solo quería llegar Ya. El virus de la Prisa amenazaba con quedarse en el lugar donde había estado la B durante el último mes.

Pero el momento en que noté todos los síntomas definitivamente fue con el primer madrugón.

A pesar de haber acumulado tantos y tantos puntos extra de Paciencia y Sabiduría en Agosto con aquellos atardeceres junto al mar, relajantes paseos, buenas comidas y baños infinitos en el tiempo, notaba cómo iban bajando mis defensas a cada gesto: apagar la alarma, menos 5; esperar al autobús, menos 10; el primer vistazo a la agenda hasta final de año, menos 20.

Todos nos hemos ido contagiando casi sin querer este Resprisado y ahora, de forma casi inconsciente, ya llevamos el virus dentro. Con él, llegan las ganas por terminar, por entregar, llamar antes que nadie, ser los primeros en, prepararlo todo antes de..

Y eso que, los primeros días, pensé que se trataba de una pequeña reacción a la que yo creía que era mi vacuna definitiva: mis vacaciones. Que duraría solo unos días y pronto volvería a sentirme más segura, sabia y relajada.

Me imaginaba a mí misma portada y ejemplo de todo artículo de consejos para afrontar Septiembre con buena cara.

Fluiría por la vuelta a la rutina sin perder la serenidad y alegría, haciendo cada día lo que me gusta, feliz por reencontrarme con mi vida, con ganas de empezar colecciones de barcos, cuencos tibetanos, carros de combate en miniatura y libros sobre filosofía, aprender cocina, baile, a tocar un instrumento y volver al gimnasio.

Pero no. El mismo desayuno que tomaba en la playa, no sabe igual en mi cocina a punto de comenzar la jornada. La ropa que parecía feliz con la humedad, se resiste aquí a ser planchada y los hits del verano no quieren sonar en la radio del trayecto de vuelta a casa y, en su lugar, solo se oyen voces hablando de la vuelta al cole.

Es innegable. Estamos contagiados.

Estamos todos Resprisados en Septiembre y nadie ha encontrado, en sus vacaciones, una vacuna definitiva.

Conozco, no obstante, una forma de llevarlo bien: mantener la R. Si la B de la Brisa se va, aún nos queda la Risa para Relajarnos y Relativizar todo lo que nos preocupa. Si la P de la Prisa nos come tiempo y energías podemos Respirar profundamente, Recordar las muchas Razones que tenemos para ser felices y Recobrar así la energía e ilusión.

Que llegarán. Siempre lo hacen. Aunque para ello haya que pasar los primeros días de Septiembre un poco agobiado, un poco Resprisado.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

Nuestras vidas son los rIOS que van a parar al RAM.

Llevo unos días resistiéndome a instalar una nueva versión de mi misma que, inevitablemente, llega cada año por estas fechas.

Todas las señales a mi alrededor parecían recordarme que debía ir haciéndome a la idea y despidiéndome, de alguna manera, del formato al que ya me había habituado en este último año.

Lo cierto es que todos los años me pasa lo mismo: me resisto a actualizarme pero, transcurridos unos meses, empiezo a disfrutar de lo ganado con el cambio.

La de este año, me han dicho los que ya la disfrutan hace tiempo, me va a encantar.

Por lo visto, viene cargada de nuevas mejoras y prestaciones, como el sistema AAM (de Apertura Automática de Mente), que me permitirá desinstalar con mayor facilidad viejos miedos y prejuicios, para abrirme a nuevas experiencias, ideas y personas por conocer.

La mejora en el punto de vista de la Cámara también me han comentado que está muy bien, con la ampliación de la función SP. 4, denominada Sabiduría del Presente, y su extensión Aprender de los Errores. Ambas son de gran ayuda a la hora de no perder más el tiempo preocupándonos por lo que vendrá y disfrutar de una forma más consciente, me han dicho, del aquí y ahora.

Es cierto que no todo son ventajas. Ya sé que la batería necesitará estar más entrenada que unas versiones atrás para no agotarse y habrá que seleccionar con criterio las aplicaciones instaladas porque se agranda con mayor facilidad el espacio ocupado y cuesta un poco más liberarlo.

Eliminar algunas aplicaciones ya obsoletas creo que ayudará. Desinstalaré, por ejemplo, la aplicación de la Bolsa: a estas alturas de mi vida, no quiero estar a expensas de la volatilidad. Conozco bien cuáles son mis valores al alza, qué cosas irremediablemente van cayendo con el tiempo y en qué invertir  mejor mi tiempo y energías.

Ya no engaño tan fácilmente a mi Siri interior, me conoce cada vez mejor y anticipa con mayor número de aciertos aquellos caminos que transitar y cómo calcular mejor lo que más me conviene a cada paso. Ventajas de llevar ya unas cuantas versiones instaladas.

También me han contado que, en un futuro lejano, aplicaciones en las que casi no reparo salvo ocasionalmemte, como la de la Salud o los Recordatorios, empezarán a tener un mayor uso.

Aún me quedan unas cuantas mejoras por añadir antes de llegar a ello.

De momento, lo que sí he notado es que los marcos, recortes y filtros de mis fotos y recuerdos cada vez los considero más innecesarios, a cada nueva actualización me importa menos lo que piensen los demás y me gusto más tal como soy.

Así es. El GPS de mi nueva versión sabe decirme con mayor precisión cuál es mi lugar en el mundo y hacia donde ir sin los rodeos de anteriores versiones, para poder avanzar siempre hacia adelante.

Ya tengo pensado, nada más actualizarme, liberar bastante espacio en mi mente, eliminando pensamientos negativos automatizados y miedos que no me dejan avanzar.

Guardar menos y vivir más.

Esta nueva versión quizás haya perdido un poco el brillo o los colores con respecto a otras versiones pasadas, pero el fondo cada vez es más rico en detalles y formas de disfrutar, expectante a todo lo bueno por vivir que, de seguro, será mucho.

¡Vamos allá!

© Jugadora1.


Safe Creative #1607220241559

Monopolilla.

Al principio, compró una pequeña casa en la calle azul de su barrio. Era modesta, no muy grande, pero tenía todo lo necesario para vivir con tranquilidad.

Después de varias vueltas por la ciudad pudo ahorrar algo de dinero. El suficiente para que aquella casa entrañable que tanta ilusión le había hecho comprar unas jugadas antes, ya no le gustara.

No sabía exactamente por qué. Solo podía ver cómo Brillaba con más fuerza la de la calle amarilla con piscina, garaje y pista de pádel. Y allá que fue volando hacia ella hasta comprarla.

Ahora que al fin estoy agusto- pensó- me vendría bien tener un nuevo móvil. Uno más plano, más grande y con el doble de aplicaciones. Así que compró uno que brillaba tanto como su casa y una televisión con Internet aún más plana y grande.

Todo iba bien. A cada tirada de dados, avanzaba tan rápido que el dinero parecía ir llegando directo de la banca a sus manos.

Y, sin embargo, no se sentía del todo bien. Seguía moviéndose a ciegas, necesitado de una luz brillante que le guiara.

Al fin, la vio. Era realmente irresistible, paseando por la ciudad vislumbró un enorme anuncio de viajes por el mundo. Le pareció una gran idea, hacer una pausa y volar bien lejos por aquellos lugares exóticos de los que todo el mundo hablaba: Tailandia, las Maldivas, Croacia, etc.

Volvía lleno de grandes souvenirs y ropa aún más cara con los que llenaba cada rincón de su casa y de su vacío existencial.

Una mañana, al despertar, la casa pareció haberse encogido de forma alarmante. Le costaba respirar, nada de lo que había a su alrededor le hacía sentir bien.

Necesito volver al juego, se dijo, tirar nuevamente los dados, entrar en la rueda y volar hacia otra luz más brillante.

Y así es como se compró un chalet en la calle roja y, unos meses más tarde, una mansión en la privilegiada zona verde y, como ya tenía cuatro casas, se decidió por un hotel en la calle azul de la mejor zona de la ciudad.

Pasaba los fines de semana sentado en su gran sofá cambiando de la tele al móvil y de éste al ordenador para terminar dormido junto a su tablet.

Cuando se cansaba, iba a hacer deporte para poner su estómago igual de plano que su portátil y sus músculos tan grandes como su piscina.

Pero algo le seguía faltando. Ya está, pensó, necesito compartirlo todo, eso es lo que me falta: y se creó un perfil en varias redes sociales en las que subía fotos de sus viajes, de sus casas, de su maravillosa vida.

Con cada “Me gusta” su ombligo creía tanto como su nuevo y brillante coche. No podía dejar de compartir casi cada momento de su partida. Tirar los dados ya no tenía la misma emoción sin contar el resultado, sin mostrar la mejor de sus cartas.

Entonces, en la última jugada de la semana, el azar le llevó sin esperárselo a sacar varias tarjetas que hablaban de nuevos impuestos, incendios, desastres y gastos inesperados.. Y fue perdiendo poco a poco su hotel, su casa verde, la roja y la amarilla.

Se quedó con su casa azul. Con un televisor voluminoso y una cuenta bancaria plana.

Y empezó a moverse más y comprar menos, conociendo a otras personas con las que compartía menos fotos de cosas y más cosas que recordar juntos.

Un día, paseando por la ciudad, vio a lo lejos el brillo de una vida “mejor” que se filtraba por todos lados en forma de objetos para llenar vacíos, experiencias por compartir en redes, nuevas necesidades que atender que surgían a cada paso.

Todo invitaba a tirar los dados e ir nuevamente hacia aquella luz.

Pero notó algo distinto. Algo que le había crecido en los últimos meses: unas alas que le permitían volar por encima de las calles y las estaciones ferroviarias, de las centrales eléctricas y aquellos enormes hoteles rojos para poder, desde la altura, verlo todo en perspectiva.

Y con la perspectiva vino el final de aquella partida: había llegado definitivamente el momento de dejar de jugar para tomar el Monopolio de sus decisiones, el timón de su vida.

Ya nunca más sería una Monopolilla.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

Operamor

Encontrar un amor que te acompañe durante toda la partida requiere de un poco de suerte, algo de azar y cierta destreza al elegir a la persona adecuada.

Con cada jugada, uno aprende a mantener un pulso estable entre el corazón y la razón y, aunque pueda costar después de varios juegos sin ganar, tener siempre abierta la puerta a nuevas experiencias.

Coger otra vez con ganas el bisturí para diseccionar y poner sobre la mesa nuevamente todas las piezas del puzzle de nuestra vida.

Busca aquella persona que las sepa ver y manejar con cuidado, sin prisa, que te acompañe más allá de dos o tres buenas jugadas, que continúe a tu lado cuando las cartas no sean tan buenas, pierdan su color, o cuando los dados no nos hagan avanzar tan rápido como quisiéramos.

Que lentamente, con mimo, nos recomponga aquel Corazón Destrozado tras diversos desengaños que nos hizo llegar cual Caballo Renqueante al final del juego casi sin comodines.

No escuches a las Mariposas Juguetonas del principio, ellas nunca vuelan más allá de las primeras casillas. No cojas la carta de la Manzana de Adán (o de Eva) demasiado rápido, date tu tiempo para conocerle bien y mejor lleva contigo una Cesta para el Hambre, que las ganas de comer nunca son buenas consejeras para el amor duradero.

Saca brillo al Hueso Elástico de la flexibilidad, abre tu mente a nuevas opiniones, nuevos prototipos.

Sacude bien fuerte tus dados de ganar o perder puntos, tus listas de cualidades preconcebidas e ideales y conoce bien despacio todas sus imperfecciones.

Si consigue que te duelan los Chuletones de la Risa y saca de ti ese Hueso Eléctrico de la Alegría como ninguna otra persona, vas por buen camino.

Observa. Mira. Comunícate mucho y escucha más. Tómate tu tiempo para conocer cada pieza, para ver cómo van encajando manteniendo un equilibrio entre la emoción del momento y saber lo que quieres sin que se te encienda la luz roja de peligro.

Sabrás así que valió la pena dejar todas tus piezas sobre el tablero. Que la operación fue exitosa, que este juego de tiempos lentos y ojos bien abiertos se aprende mejor a cada jugada.

Y, finalmente, encontrarás tu Hueso de la Fortuna, ese que te acompañará toda la partida con algo de suerte, un poco de azar y mucha destreza operando, jugando al Operamor.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

Quién es quién.

Hubo un tiempo en que era fácil jugar al quién es quién: las únicas diferencias entre nosotros y el resto de niños consistían en ser moreno, rubio, si llevaba gafas o usaba sombrero.

Y nos dábamos la mano y jugábamos juntos. Aun empujándonos a veces o peleándonos otras, todo se arreglaba con pedir perdón y un beso. Y a seguir jugando. Todos éramos todos sin importar el quién ni el cómo.

Después, descubrimos que éramos una ficha del tablero y teníamos posición propia. Ya no usábamos gafas únicamente. Éramos empollones.

Habían llegado los grupos. Las reglas del juego se hacían más evidentes. En el colegio, en el instituto y, no lo sabíamos en aquel momento, seguiríamos jugando así el resto de nuestra vida.

Con los años y las experiencias, aprendes a descartar fichas: diferenciar los conocidos, falsos amigos y oportunistas de verdaderas amistades y amores, que permanecerán ahí arriba, visibles en el tablero a lo largo de toda la partida.

Quizás, en este mundo de avatares, prisas, conversaciones por el móvil y pantallas protectoras, ahora más que nunca no sepamos realmente quién es quién.

Y saberlo es necesario. Pararse a descubrir cómo es la persona que tengo delante. Qué le preocupa, qué le gusta más allá de un estado temporal en un muro.

Mirarnos a los ojos y contarnos con la mente y el corazón abierto. Sin prejuicios, desde el respeto y la aceptación.

Y volver así a aquellos tiempos donde no importaba quién es quién más allá de unas gafas y un sombrero.

© Jugadora1.

 

Safe Creative #1607220241559

Besito, besote, besazo.

Antes, nos dábamos un beso. Por carta o por teléfono, decíamos “un beso” y ahí iba algo de nosotros. Más que el empresarial y aséptico “saludo” o su alternativa pseudocariñosa “cordial saludo”.

Un beso era más que los “besos” sin número ni orden (¿a dónde los lanzamos, a la cara, al aire?) o los “miles de besos” juntos.

Equivalía a “un abrazo”. Beso y abrazo reservados a las personas con las que teníamos más confianza (o queríamos tenerla) y saludos para los desconocidos. Era fácil de diferenciar y utilizar.

Ahora somos todos desconocidos. O, al menos, así nos despedimos por teléfono o chateando: da igual si es tu madre, tu mejor amiga o la vecina de arriba. A todos, por igual, les dedicamos la versión corta de aquellos besos: un “besito”, y les plantamos el icono del beso con el corazón.

Más cursi, más ñoño e impersonal y, sin embargo, más aceptado para todos los públicos.

Si nos sentimos generosos, podemos mandar  “besazos”, “besos gordos” o besos “rechonchos”. O incluso, utilizando una vertiente similar al “saludo”, dar un “besote” o “abrazote”, que es lo más superficial que podemos dar sin dar.

Y nadie sabe cómo se sienten, cómo se dan, cómo son estos besos. Y, sin embargo, no dejamos de nombrarlos con casi todo el mundo a nuestro alrededor.

Deberíamos exigir esos besos cuando tenemos a la persona delante. Si queremos darle un besazo de verdad, dárselo. Si queremos recibirlos, esperarlos.

Pero es mucho más fácil mandar besos de mil tamaños y formas. Conjugando como si estuviéramos en latín las terminaciones de nuestras despedidas (ito, ote, azo..).

Y vamos perdiendo la capacidad de abrazar, de mirar a los ojos y dar los besos que mandamos de la forma que queramos a quienes queremos.De verdad. Sin pantallas, sin escudos, sin cursilería.

Pero eso no es tan fácil. Es mejor poner dos, tres, cuatro caritas dando besos y corazones que sentirlo y expresarlo.

Ni pequeños, ni grandes, ni lejos. De verdad. Con sentimiento.

Porque antes, nos dábamos Un Beso.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

Menos 20 puntos por Detallista.

 Existe una maldición que se podría llamar “La maldición de los detallistas”. Los detallistas, si naces con el personaje como parte de ti, son esas personas que disfrutan con los detalles y, especialmente, teniéndolos hacia los demás.

Da igual si el mundo en el que vivimos no parece valorar esta cualidad por encima del atractivo descaro, la belleza corpórea o el carisma apabullante de los extrovertidos. Da igual porque los detallistas nunca, nunca, nunca, aprenden. Aprendemos.

Se atienen a aquello, también cierto, de que lo importante es dar sin esperar nada a cambio, por el mero placer de dar. Y es verdad, nos gusta dar.

Pero todos, sin excepción, han experimentado ese regusto amargo cuando regalas algo, llamas para preguntar por alguien, envías un wasap o mandas una tarjeta, una sorpresa y tú.. Poco.. o…Nada. Gracias, muchísimas gracias, me hace mucha ilusión, eres maravilloso/a.

Pero llega tu cumpleaños y esa amiga a la que mandaste flores ni te felicitó o se acordó dos semanas más tarde; o ese amigo al que mandaste un Christmas, que ignora completamente que pasaste algunos días mirando el buzón por si encontrabas uno de vuelta.. Sin éxito.

Porque todo el mundo tiene muchas cosas que hacer, y no fue por maldad ni por egoismo siquiera, fue una mezcla de olvido y de entrar en la Rueda. Esa Rueda de la rutina diaria que se come nuestro tiempo y, con él, nuestras mejores intenciones.

Ellos se recuerdan que tienen que contestarte, que felicitarte, que darte las gracias.. Y tú te prometes que no serás tan pardillo la próxima vez.

Pero pasa el tiempo y te apetece. Se te olvidan los sinsabores y recobras la ilusión por la sorpresa, el lazo, la tarjeta, la cara que pondrá al verlo.. el detalle.

Y el engranaje de la maldición se pone en marcha y retoma su camino de ida y vuelta. Menos 20 puntos por detallista. Elige otra carta.
© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

I-ntimidad.

Todos los días me preguntas qué estoy pensando.

Qué me gusta y qué no.

Quieres saber dónde estoy. Con exactitud, usando mi GPS.

Me invitas a que te indique, a cada paso, con quién o quienes comparto mi tiempo.

Que cuente al mundo entero todo lo que he hecho hoy. Lo que hice ayer.

Me pides un listado de amigos. Da igual que yo piense que, en realidad, amigos-amigos hay muy pocos y conocidos muchos más.

Eso da igual. Quieres la lista completa, actualizada y lo más amplia posible.

Y los comunes. Y los que salen en cada foto o vídeo. Y los amigos de esos amigos.

Me pides permiso constantemente para cotillear quiénes son mis contactos en mi teléfono. Yo te los busco y tú puedes nombrarlos, me dices, poniendo su nombre, su etiqueta.

Quieres también conocer qué aplicaciones tengo. Dónde estoy cuando las abro y las utilizo y mi dirección de e-mail en todas ellas como parte de un perfil.

Me preguntas cuál es mi estado actual, que te escriba una frase que lo resuma. Y una foto. No olvides tu foto de perfil – repites constantemente.

Y, cuando salgas de casa, usa siempre tu nueva tarjeta de transporte. Ya no sirven los antiguos títulos de transporte en papel sin identificación ni chip. Utiliza la nueva tarjeta electrónica.

Déjanos, así, ver dónde has ido, cuándo, qué día. Con tu localización siempre activada. Así, buena chica.

Me pides que grabe algunos vídeos contando cosas de mi. Más cosas de las que ya sabes con todas mis aplicaciones y mis historias. Con efectos divertidos. Divertidos – repites, mientras me los muestras.

O mejor, me propones, hazte un Selfie de cada momento que, yo lo sé, nunca los borras del todo. Aunque me digas que eliminaste mi cuenta, yo sé que los guardas para ti. Cada foto, cada frase o comentario, cada me gusta, cada movimiento.

No preguntes, no pienses cómo llegar. Utiliza nuestras aplicaciones para moverte por tu ciudad. No olvides activar tu localización (recuerda) y dejarla activada aunque no la estés utilizando.

Pregúntale a Siri que te busque lo que necesites -me insistes-. No busques. Deja que hagamos todo por ti.

Por ejemplo, puedes felicitar a todos tus amigos por su cumpleaños con nuestros vídeos y emoticonos. No es necesario que les llames, ni que intentes memorizar y recordar las fechas de cada uno. De eso nos encargamos nosotros.

A cambio, solo quiero saberlo todo de ti. Si tienes pareja, tu afiliación a algún partido, orientación sexual o preferencia religiosa.

Películas, libros, música preferida, quién te gusta y quién no, qué evento te interesa, dónde sueles veranear, si tienes hijos (con foto, por favor), si vas de fiesta o te quedas en casa, dónde vives y por qué zona sueles salir, qué viajes has hecho (tenemos una aplicación especial para que nos muestres todos los lugares donde has estado) y aquellos lugares donde te gustaría ir.

Recuerda que tu perfil solo está completo al 10%, así que no olvides contestar todas las preguntas y completarlo. Y sube una foto tuya. Siempre.

Queremos saber dónde estás hasta cuando no buscas nada ni haces nada.

Es por tu bien, por tu seguridad, por tu entretenimiento, por tu felicidad – me insistes- es fácil, intuitivo, moderno, rápido, sencillo, cool y divertido. Divertido -repites.

Porque, me adviertes, no hacer nada público durante unos minutos puede llevarte a lo peor: puede llevarte a pensar.

A leer. O a componer. Y aprender, viajar, o a disfrutar del aire libre, soñar despierto, besar y abrazar, querer a los demás, encontrar lo que buscabas o buscar la manera de encontrarlo.

Podría equivocarme una y otra vez y empezar de cero. Aprender a llorar una pérdida o celebrar un triunfo en privado y crecer con cada experiencia.

Llegaría a tener amigos, parejas, padres, sobrinos, nietos o hijos y podría quererles mucho sin hacerles fotos y hacerles fotos sin publicarlas.

O no tenerlos, o tener algunos si, otros no, e incluso ser feliz así, tal y como la vida me va viniendo.

Podría trabajar y estudiar mil cosas sin compartir mi rutina de estudio ni los sinsabores o gratificaciones del trabajo.

Tener hobbys, disfrutar con mis películas favoritas, leer mis libros, escuchar mi música y compartirla solo cuando quiero y con quien quiero.

Podría ser, incluso -me adviertes una vez más-, que te acostumbrases a guardar para ti misma lo que estás pensando, cómo te sientes, lo que te gusta y lo que no.

Pero te digo una cosa. Bien clara: mi estado personal es eso, personal, y mis historias son solo mías y de las personas que me conocen bien.

Mis fotos y vídeos son los que quiero guardar para mi.

Yo los recordaré cuando quiera, como recuerdo la fecha de cumpleaños de los que recuerdo como amigos y familia, incluso siendo capaz de saber quiénes son los comunes. Y, si me apuras, puedo recordar dónde estaba hace 2 ańos sin necesitar que me muestres un vídeo editado con cuatro fotos de aquellos tiempos.

¿Que cómo lo voy a hacer? Muy fácil: utilizando mi cerebro.

El mismo cuya mitad quieres que publique y, cuya otra, quieres desactivar poco a poco a fuerza de no utilizarla.

Pero no te voy a dejar. No os voy a dejar. A ninguno.

Escucharme bien: No acepto.

No voy a compartir contigo de esta forma Instagratuita mi día a día, no me Tuitees, no me conoces ni conoces mis rutinas, mi vida privada y mi intimidad.

No, no la vas a convertir en una I-ntimidad más de tantas porque, en mi vida, yo elijo dónde, cuándo y con quién sí Hay Intimidad.

© Jugadora1.

1-PAF0jfMu-bkCPC7LsQKJtQ

1607222104128.standard-female-150.default

La Rueda.

Corremos.

Trabajamos.

Comemos.

Seguimos trabajando.

Escuchamos poco. Contamos más.

Buscamos.

Deseamos cosas.

Soñamos despiertos.

Seguimos corriendo y comiendo.

Trabajamos todavía más.

Hablamos poco. Nos leemos más.

Buscamos lo rápido. Lo fácil. Al momento. Ya.

Desesperamos.

Respiramos. Nos resignamos.

Dormimos poco. Otra vez.

A veces, disfrutamos cada momento.

A veces, solo queremos parar.

Rueda la rueda de la semana: siguiente día.

Seguimos corriendo, trabajando y comiendo.

Deseamos más cosas.

Buscamos lo divertido. La risa fácil.

Conocemos muy poco a los demás.

Opinamos mucho. Sabemos muy poco de casi todo.

Dormimos un poco menos. Trabajamos un poco más.

Rueda la rueda, otro día más.

No tenemos mucho tiempo para nosotros.

Seguimos trabajando.

Nos cuidamos y cuidamos a los demás.

A veces, comemos peor.

A veces, cocinamos mejor.

Seguimos deseando cosas que no llegan.

Desesperamos.

Respiramos.

Nos centramos y disfrutamos con lo que hacemos.

Nos cuidamos nuevamente.

Soñamos con las vacaciones.

Paramos: fin de semana.

Apartamos un poco la omnipresente tecnología.

Tenemos nuestros momentos para nosotros.

Aprendemos cosas nuevas.

Miramos a los ojos: nos abrazamos.

Nos escuchamos.

Reímos mucho. Nos queremos más.

Lunes. Vuelta a empezar:

Rueda la rueda, rodará.

© Jugadora1.

la_rueda_filme

1607222104128.standard-female-150.default

El regalo.

Siri, necesito urgentemente encontrar un regalo para mi, para subirme la moral después de esta semana de trabajo, de esta vida de estrés y rutina diaria.

Algo que me haga sentir bien cuando lo estrene.

Que me quite ańos y me aporte frescura.

Algo práctico pero elegante, que todo el mundo me mire deseando haberlo recibido.

Quiero un regalo único, distinto a lo que llevo a diario, a lo que se pone la gente.

Y sentirme querida, deseada y admirada a partes iguales cuando lo lleve.

Dejar de sentir ese vacío tras las compras, esa sensación de empacho instantáneo para después caer en la culpa sin remedio.

Un regalo que me acompańe cada día, del que nunca me canse.

Que sea difícil de encontrar y, a la vez, asequible en su precio.

O, mejor, que no tenga precio.

Eso, ¡quiero el mejor regalo que exista! ¿Dónde puedo encontrarlo?

……. ……. ……. ……. (procesando)

“Aquí tienes tu regalo”:

Y Siri se apagó, junto con el móvil al completo.

Miró hacia arriba. Fue un extrańo movimiento de cuello que hacía tiempo no realizaba, junto con un abrir de ojos y respirar aquel aire de primavera, sintiendo cómo entraba en sus pulmones mientras el sol le calentaba la cara.

Y, entonces, REspiró lentamente, con GAnas, deseando que ese instante durase para siempre y LO conservó en su interior para revivirlo las veces que quisiera, las que necesitara, tener el mejor Regalo del mundo.

© Jugadora1.

schöner Garten

1607222104128.standard-female-150.default

Ahora.

Vamos a jugar al juego del Ahora.

Es fácil, pero solo podrás jugarlo si sabes diferenciar cuándo es Ahora.

Porque Ahora no es Mañana ni es Elañoqueviene. Tampoco es Algúndía ni Cuandosea.

Se nos olvida lo fácil que es jugarlo porque nos perdemos en contar casillas, en acumular fichas, recompensas, en querer ganar al compañero. Y se nos pasa el tiempo del juego jugando a otro juego que no es el que jugamos.

Y aparecen los Síes para desorientarnos y confundirnos: Siyohubierahecho.. Siyotuvieraeso.. Siyolohubierasabido..

No los escuches. Ahora es Ahora. No hay más.

Y creemos en el Aversinosvemos tanto como en Mañanalallamo. Buscamos un Yavendrá con tantas ganas como un Yaloharé.

Si no lo ves Ahora, en algún momento de tu vida este juego se impondrá, con fuerza, y será cuando menos lo esperes.

Esa casilla de salida a la que vuelves cuando sopla el viento y tus cartas vuelan, cambian y se transforman cuando tú ya creías conocer todas las reglas.

Y, es entonces, cuando empiezas de cero pero no necesitas buscar las reglas del juego porque, Ahora, eres capaz de vislumbrar todo el tablero de golpe y dejar de perder el tiempo buscando una salida.

Ahora ya sabes que todos perdemos. Que todos terminamos esa partida perdiendo la partida, pero ganando batallas al tiempo a golpe de sonrisas, besos y abrazos.

Ahora, puedes mirar de frente tus cicatrices, tus heridas de guerra y sentirte orgulloso de seguir adelante. Y seguir luchando con ganas e ilusiones, consciente de cada paso.

Sabes que saber jugar al Ahora no es suficiente. Que siempre habrá más, que esto no acaba mientras estemos jugando: que vendrán muchas más batallas, para las que necesitarás nuevas estrategias y aparecerán caminos y puentes que nunca habías pensado cruzar.

Pero no importa. Nada importa tanto como disfrutar este juego fugaz y esquivo que olvidamos mientras jugamos y solo recordamos cuando vemos su final.

Ahora ya lo sabes.

Ahora ya puedes seguir jugando este juego activando el Modo intenso, sentido, vivido y disfrutado.

Ahora puedes conseguir todo lo que quieras, lo que sueñes, lo que creas que es imposible.

Única regla: ser Feliz Ahora.

© Jugadora1.

ahora

1607222104128.standard-female-150.default

¡MentiReDoso! 

 

– Bueno, hoy me toca empezar a mi: tengo por aquí una casa fabulosa, de casi 200 m2, que me compré hace poco, con dos garajes, piscina, cuatro dormitorios y un maravilloso vestidor de madera que ha añadido y construído mi propio marido.

🏡🏊‍♀️🚘👗👙👠👢👒👛👡👜🃏🃏🃏

– ¡Empiezas fuerte Lucía! Con todo lo que has puesto sobre la mesa, no te debe haber quedado mucho por poner.. bueno, vale, haré como que me lo creo y saco todas estas fotos de mis maravillosos hijos, que ya os digo yo lo guapísimos, estudiosos y deportistas que son.. ah! y un par de fotos de salidas divertidísimas con muchísimos amigos..

👨‍👧‍👦🏄🏄‍♀️🈲📚🍻🍤🍳🕺🏾💃🃏🃏🃏

– ¡MentiRedoso! Anda, Paco, recoge la casa, el vestidor, las fotos de los peques y los cuatro amigos que son de verdad, junto con los filtros sepia otońales, la aplicación que utilizaste para que parezca todo más brillante y ese par de emoticonos sonrientes que ańadiste a tu publicación.. –

– ¿Seguimos jugando? ¡Venga, empiezo yo esta vez! Pongo mi moto recién comprada y una conversación fantástica que tuve el otro día con la mujer guapísima del departamento de ventas que os comenté..

🛵🌟👩‍⚖️💃💕🍴🍷🥗🃏🃏🃏

– Umm.. bueno Nacho, no me lo creo del todo pero lo dejo pasar, que quiero descargarme estas cartas..

Yo echo mi última y exitosa actualización del Whatsapp de mi pericia con el yoga con el paisaje de paz y montańas de fondo.. ¡con sus más de 50 visitas y 26 comentarios positivos!

🙏🙆🌺🌸🌼🌳🦋☀️⛺️🏔🃏🃏🃏🃏

– ¡MentiRedosa! Ese finde Lucía estuvimos todos juntos, lo recuerdo, y lo más cerca de hacer yoga que creo que has estado es cuando alcanzas las cacerolas de la estantería superior de la cocina.. ¿de dónde sacaste esa foto? .. mira, mejor no me lo digas, recoge la actualización, las visitas y los comentarios.. –

– También se lleva mi moto.. –

– ¡Cierto! La puedes vender, Lucía que eso se te da bien 😄😄 Y la conversación ficticia de nuestro Nacho con la compańera del trabajo súmala también a tus cartas..-

– Oye, ¡que eso fue real! –

– Bueno, bueno Nacho.. ¡luego nos lo cuentas!

Venga, vamos a continuar la partida: yo, por mi parte, echo un par de fotos que tengo recién publicadas y un vídeo del Instagram de esta semana posando relajadísimo y feliz junto a la piscina del hotelazo en el que estuvimos en las Bahamas..

☀️🏢🌄🏝🏄🏊💦😎🍹🍹🃏🃏🃏🃏

– Ummm.. no sé, no sé..

Paco, mira que eso no parecen las Bahamas, me recuerda a la playa del pueblo de tu suegra, y ni siquiera creo que estuvieras tan relajado allí si te fuiste con tus peques, pero bueno… yo sumo mi último y maravilloso trabajo y todas las recomendaciones, que son muchas, de mis jefes y compańeros en Linkedin..

👨‍⚖️😎💼🏆🏵📈🌟👏👏🃏🃏🃏🃏

– ¡Pero si no te gustaba nada y te cambiaste de trabajo varias veces en un ańo, que me acuerdo! ¿Quién te ha recomendado a ti? ..-

– Oye, tú no sabes lo de mi último trabajo.. ¡que hace mucho que no hablamos! –

– Ya, ya.. pero te sigo en Linkedin y he visto cómo has ido cambiando de uno a otro y lo comentabas por Facebook.. –

– Bueno, venga Nacho.. ¿destapas las cartas entonces o sigues sumando? –

– Tranquilo, voy a descartarme de estas cartas que tengo preparadas: aquí os dejo mis más de cien retuits y favoritos de la semana, y mi legión de seguidores en Twitter, con todos los comentarios positivos y memes a favor incluidos…

🌟🗣🎤🥇🏵📲💻👏👏🌟🃏🃏🃏

– ¡MentiRedoso! ¿Cómo nos lo pones tan fácil? Podrías haber dicho que te retuitearon más de 20 personas y habría colado, pero más de cien…

– Vale, tenía que echar el resto porque me íbais a descubrir las cartas echara lo que echara..-

– Pues te llevas de todo: los memes, tuits, los comentarios y seguidores, más las fotos de Instagram en la playa más cercana de nuestro Paco y el maravilloso trabajo de reponedor de Nacho, con sus falsas recomendaciones de contactos.. 😜

– ¡Oye, que sí que estuve en las Bahamas! 😎

– ¡Y yo trabajo de director financiero! 😄

– Ya.. bueno, para la semana que viene vamos a tener que chatear menos y no vernos hasta el mismo día de partida, para hacer más creíbles las mentiras, que empiezan a ser un poco exageradas.. –

– Hagamos recuento.. Bueno, bueno..  ¡Enhorabuena Lucía, nos has vuelto a ganar! Ya puedes ir llenando tu móvil y tu tablet de actualizaciones creíbles esta semana, porque el próximo finde no habrá piedad 😄

– ¡Un placer jugar con vosotros, nos vemos por las Redes! 🙋¡Hasta la semana que viene! –

– ¡Hasta pronto MentiReDosos! 👋🃏

© Jugadora1.

 

 

1607222104128.standard-female-150.default

Erre que erre.

Nunca he sabido pRonunciaR bien la eRRe.

Desde muy pequeña, al apRendeRla, no la debí incoRpoRaR coRRectamente a mi vocabulaRio: no quedó bien pRendida en mi oído y mi boca no supo cómo haceRla vibRaR como una auténtica eRRe.

PoRque mi eRRe, en aquellas palabRAs que la llevan casi disimulada en la mitad del camino, entRe letRa y letRa, suena como una “P” estoRnudada o una “GRRR” fatigada, gastada, sin gRacia ni saleRo.

Es entonces cuando, aunque esté ahí medio escondida, Todo el mundo la peRcibe claRamente: si, la eRRe que no es eRRe.

Y, de pequeña, eso llevaba unida inevitablemente la mofa y la buRla constante: “a ver, ¡di Sara!.. ¡di perro!..”

Que no, que solo me pasa cuando va en medio de una palabRa: junto a “p”, una “g” o “b”.

Para que os enteRéis bien: no me cuestan los Retos, me encanta Reirme tanto como a vosotRos y disfRuto mucho el hecho de seR difeRente. Así, claRa y Rotunda.

Pero ellos paRecían más soRdos que mi eRRe y ahí seguían, con sus bRomas al Respecto y sin Respeto. Había momentos en los que, diRectamente y sin pReguntaR, me adjudicaban otRa nacionalidad: “oye, hablas RaRo.. tú eRes FRancesa, ¿veRdad?”. Pues miRa, sí, qué te paRece. Fin del tema.

PeRo cieRto es que, pasada la infancia, mi eRRe-no-eRRe dejó de estaR pResente a oídos de los demás y casi se volvió invisible incluso paRa mi. Si lo pensaban poR dentRo, nadie me decía nada y yo, poR mi paRte, hasta empecé a estaR oRgullosa de lo que podía paReceR a pRioRi un defecto:

Me di cuenta de que, si no pRonuncias con Rotundidad y en voz alta una palabRa, quizás nunca llega a foRmaR paRte de tus pensamientos más RecuRRentes.

De esa forma, eliminé tanto pRetensiones como pReocupaciones, futuros tRaumas o apRensiones.

Y es que, si no puedes pRonunciar bien los pRoblemas, dejarán de seRlo, peRdeRán toda su gRavedad. No habRá eRRoRes ni pResión por queReR haceRlo peRfecto, solo quedaRán soluciones por buscaR y haceR Realidad.

La única palabRa con eRRe en medio que pRonuncio más que bien es, cuRiosamente, la única que muchos olvidan pRonunciaR a diaRio: GRACIAS.

Si, mi eRRe-no-eRRe no me dio más que ventajas y me dejó mi educación y mis valoRes intactos. SeRá que eso nunca se pieRde. El Respeto, hables como hables, siempRe poR delante.

Yo, mientRas tanto, seguiRé siendo así de gRaciosa, para algunos; FRancesa, para otRos o, definitivamente, RaRa en mi foRma de hablaR.

PeRo da igual.

Se bien donde Reside Realmente la veRdadeRa fueRza y coRaje de una peRsona: en su coRazón.

En seR lo que eRes pRonuncies cómo pRonuncies y tengas la eRRe que tengas o quieRas teneR.

Y seguiR siendo tú mism@, siempRe, eRRe que eRRe.

© Jugadora1.

1607222104128.standard-female-150.default

Cupcakes.

Imagina un mundo en el que las pastelerías solo te ofrecieran cupcakes.

Solo.

Nada de tartas, ni hojaldres, ni palmeras, croissants, pastelitos, etc. Solo cupcakes.

A todas horas, la misma magdalena con los mismos ingredientes, con ligeras variaciones en su cobertura, muy vistosa siempre, colorida y atractiva, para que al comerlos te sientas satisfecho y no te preguntes nunca si hay algo más, algo mejor…

Imagina que solo unos pocos saben de repostería y te venden muffins como si fueran tartas elaboradas, ganando muchísimo dinero sin apenas esfuerzo de elaboración pero que tu paladar, por no haber probado casi nada más, ni siquiera imagine que haya vida más allá de ese atractivo cupcake de la semana.

El cupcake rojo es el nuevo rosa y el rosa de la semana que viene es el nuevo rojo y así sucesivamente.

Pues esto pasa a diario con la música pop más comercial: cuatro mismos acordes básicos sustentan la armonía del 99% de las canciones; casi siempre un mismo compás, el 4/4; unas pocas tonalidades mayores fácilmente asequibles, que el oído humano recuerde y cante con facilidad, añadimos unas letras facilonas, que un nińo de 6 ańos pueda recordar y … listo! El cupcake musical de la semana entrando en la lista de los 40 Iguales.

Anímate a No subir la radio, olvida esas letras machistas de Malas mujeres y escucha otros estilos, otras músicas: existen más compositores, más obras, más ritmos y más compases que los de la música pop y electrónica de la radio y los festivales.

Y, por qué no, aprende música.

Verás cómo tu mente se ensancha y descubres una nueva dimensión, una nueva forma de escuchar y sentir la vida, disfrutando de la música por completo.

© Jugadora1.

Safe Creative #1607220241559

 

El Juego del Verano.

 

Venga, pruébalo. Es fácil.

Deja tu cuerpo y tu mente en blanco, liberados de toda presión laboral, sentimental o familiar y descárgate en tu cerebro unas sencillas instrucciones para disfrutar del juego, de cada veraniega partida.

Primera regla: deja de pensar en el tablero que has utilizado todo el año.

Quizás pasaste el año haciendo acopio de nuevas calles, hoteles, casitas o eléctricas.

Quizás sumaste nuevos integrantes a tu auto familiar o recorriste menos casillas de las que quisieras.

Da igual. Deja de seguir levantando cartas de la suerte y tirando los dados.

El cubilete y el móvil a un lado. Tu cuerpo a otro, preferiblemente bien lejos y en silencio.

Deja de repasar cada jugada anterior, de hacer balance de la partida.

Lo que pasó, pasó. Déjalo estar.

Segunda regla: la banca siempre gana.

No, aunque creas que todo vale en este refrescante y pasajero juego, no es así.

El dinero de las salidas, hoteles, regalos o caprichos no vuelve, no se reintegra al finalizar el juego.

Gastar un poco más, regalarse momentos diferentes es estupendo y necesario, pero siempre sabiendo distinguir la realidad del mero placer de jugar al verano.

Tercera regla: sé feliz tal como eres.

No te has podido ir de vacaciones o estás en el pueblo mojándote los pies en la única piscina que hay mientras tus amigos publican sus fotos de sus maravillosas escapadas exóticas, llenas de aventuras y selfies felices entre amigos.

Y qué.

No tienes ese cuerpo que te venden en todas partes. Te está pequeña la falda del verano pasado. Te sientes hinchada con este calor.

Y qué.

No has subido fotos de tu pareja y/o tus maravillosos pequeños o tus compis de buceo porque no tienes ni uno ni otro, o solo uno sin lo otro porque no llega, no se puede o no se quiere.

Y qué.

No tienes 20 ańos y lo notas. Miras a la gente más joven y te preguntas en qué momento dejaste de tener esa edad y empezar a ver la vida desde otra perspectiva.

Y qué. No te importa, no debe importarte ni en este ni en posteriores juegos.

Última regla: disfruta.

Este juego, como la vida, es corto y se hace aún más corto con los años.

Disfruta del sol, del calor o el frío, de la playa, piscina, ducha o bañera, la montaña, el parque o el atracón de series en tu salón.

De la brisa, las cańas o el helado de merienda.

Vuelve a leer. Activa tu mente más creativa: escribe, pinta, canta, haz castillos en el aire que alberguen tus sueños.

No hace falta irse lejos para jugar, aunque una breve escapada, por pequeña que sea, activa la carta de intensidad a cada jugada.

Vena, pruébalo. No es difícil.

Vive cada día como si fuera Verano.

© Jugadora1.

 

 
Safe Creative #1607220241559